28 oct. 2011

Comparaciones odiosas

#Atleti Seguro que muchos seguidores del Athletic se echaron las manos a la cabeza al principio del campeonato. Debían pensar qué clase de loco habían contratado para ocupar el banquillo de San Mamés cuando el "loco" Bielsa comenzó a hacer combinaciones, digamos, exóticas: jugadores que jugaban en puestos inéditos y titulares indiscutibles que acababan sin razón aparente en la grada sustituidos por juveniles. Los resultados, desastrosos, pero al fin y al cabo ese entrenador había sido elegido por los socios, vía presidente.

Mientras, en aquellas primeras jornadas los seguidores del Atleti disfrutaban sorprendidos de las evoluciones de un equipo que no ganaba siempre, pero que cuando lo hacía arrasaba y cuando no al menos jugaba bien y hasta muy bien. Y curiosamente lo hacía con un entrenador, Manzano, que no gustaba a nadie ni lo quería nadie. Es más, que no lo quería ni siquiera quienes le habían contratado, pues era público que había sido, como mínimo, la cuarta opción consultada para entrenar.

Unas pocas, bueno, no tan pocas jornadas después, el primer entrenador, desconocedor de la liga española, desconocedor de la particular idiosincrasia del club vizcaíno, ha sido capaz de enderezar el rumbo del equipo. Ha encontrado un once más o menos estable, un estilo de juego y lo que es más importante, resultados. El segundo entrenador, el más veterano de primera división, viejo conocedor de este bendito club, ha errado claramente el camino, cada uno de los muchos caminos que ha cogido. Se ha perdido el buen juego, se ha perdido el gol y últimamente se ha perdido la defensa y la concentración.

Soy el primero que he pedido paciencia con este proyecto (entrenador incluido), pero qué difícil se hace ya a estas alturas tener paciencia cuando uno no confía en el cirujano desde el principio y encima éste se empeña en dar constantes muestras de estar empeorando las constantes vitales del enfermo.

El próximo domingo en casa el Zaragoza tiene toda la pinta de ser una víctima propicia, el equipo que pague el pato de tanto desastre acumulado. Pero el verdadero problema del Atlético y donde Manzano muestra, a mi juicio, una debilidad mayor como entrenador en todos sus equipos es fuera de casa, y el ejemplo de esta temporada es dramático. No ganamos ni un partido, no marcamos ni un gol, no dominamos el juego. Así que después de Zaragoza, recibimos al Udinese y luego nos desplazamos a Getafe antes de recibir al líder, el Levante, pasada la jornada de descanso.

Con este panorama inmediato, cuando se me plantea la duda de si ha llegado la hora de tomar una decisión sobre el entrenador mi pregunta no es cuánto más podemos aguantar los aficionados, sino cuánto queda para que unos jugadores aprovechables y con ganas de triunfar como Arda Turan, Diego, Adrián, Falcao o Sílvio, se contagien de la frustración que año tras año pudre las entrañas de este club desde que está gobernado por la prescrita sinrazón.

Te escuchamos en el twitter de SomosAtleti y en el de Jose Vallés