6 feb. 2016

Cien goles de Torres y tres puntos fundamentales

Torres marcó, por fin, su gol número 100 con el Atleti
El partido ante el Eibar fue cogiendo peor color conforme pasaban los minutos. El #Atleti tenía aproximaciones a portería, pero contadas y sin claridad. Y el Eibar presionaba la salida de la pelota desde muy arriba, ante una defensa improvisada y, a ratos, nerviosa. El empate a cero del descanso anunciaba emociones fuertes para la segunda parte. No es el primer partido que se le atraganta al Atleti esta temporada.

El segundo tiempo empezó aún peor. Un error de Saúl, hoy defensa central ante la ausencia de Godín, dejó la pelota a un solitario Keko, que la puso en la portería de Oblack. Vistas las dificultades del primer tiempo, pensar en la remontada parecía más una ilusión que un ejercicio práctico. Pero el gol en contra resultó tener un efecto inesperado: el Eibar, que tanto y tan bien había presionado al Atleti hasta ahogar el inicio de sus ataques, optó por cambiar la estrategia. Con un gol a favor dio un paso atrás para defenderlo. Y fue entonces cuando el Atleti dio dos pasos hacia delante para desmontarlo.


Otra vez los cambios


Un certero lanzamiento de córner de Koke supuso el empate con remate de Giménez casi en la línea de gol. Y poco después, en otro córner, Koke puso la pelota en la cabeza de Sául, y Saúl la puso en la portería contraria. El canterano se resarcía. Hoy, de hecho, ha sido un partido de canteranos, como otros muchos: Saúl, Koke, Gabi, Óliver, Torres, Thomas, Lucas...

Para entonces, los cambios le habían vuelto a funcionar a Simeone, como tantas otras veces, para conseguir tres puntos fundamentales. Pudimos ver al mejor Óliver que haya jugado en el Calderón. Vietto estuvo muy vivo en ataque. Y Torres rompió el maleficio del gol número cien con el escudo del Atleti en el pecho. Por fin lo consiguió. Sacarse esa losa de encima justo cuando Jackson ya no le tapa las opciones de jugar puede suponer un momento clave para su trayectoria en esta temporada. Necesitamos un 9. Si Torres fuera ese 9 sería una magnífica noticia.


Síguenos en Twitter: @somosatleti

30 ene. 2016

Una derrota demasiado cara

Agusto, lesión en la rodilla. Foto:Ángel Rodríguez/clubatleticodemadrid.com

No se le puede echar en cara al Atleti no haber hecho lo necesario para ganar al Barça. Lo ha intentado con presión, buen juego, intensidad y ha gozado de ocasiones, las mejores del partido. Le ha sobrado dureza en dos acciones, le ha faltado suerte en las oportunidades y no ha estado fino en la defensa del segundo gol culé, perfectamente evitable quizás si no estuviéramos hablando de los mejores delanteros del mundo. En el Camp Nou se ha visto a un Atleti muy digno, capaz de encerrar al Barça en su campo hasta adelantarse en el marcador. Hemos jugado mejor que ellos durante parte del encuentro, incluso en inferioridad numérica, y hemos resistido con opciones de empatar hasta el final con sólo nueve jugadores en un campo enorme ante magos del primer toque y la precisión. Y esta vez la hierba estaba "fetén". Las dos expulsiones de Filipe y Godín, sobre las que poco se puede objetar y la desgraciada lesión de Augusto añaden un precio excesivamente caro a una derrota que nos aleja momentáneamente del liderato.


Los que esperaban un Atleti encerrado atrás se equivocaron. El Atleti salió presionando arrriba. El Málaga tuvo éxito en esta estrategia que ya había puesto en práctica el Atleti en alguna ocasión contra el Barça y más con Mascherano como acompañante de Piqué. No fueron capaces de darle una salida al balón ante la presión rojiblanca, con Koke, Saúl, Carrasco, Gabi y Augusto al quite. Fue Saúl (cada día mejor), que ya había estado a punto de marcar en un disparo desde fuera del área que Bravo sacó a mano cambiada, el que cabalgó por la banda para centrar a Koke, quien remató a gol completamente libre de marca. El Atleti sacaba premio a su valentía y a su buen juego. 

Era el minuto 9 y el Atleti siguió presionando y generando ocasiones hasta que en el 25 el Barça ya era dominador absoluto con el Atleti encerrado atrás. Volvíamos a ver la situación más temida. Los jugones del Barça cercando el área hasta que en el 29 llegó la combinación con la que Messi empataba el partido. Era el segundo disparo a puerta del Barça. Sólo siete minutos después, Luis Suárez se quitaba de en medio con demasiada facilidad a su compatriota Giménez para batir a Oblak entre las piernas.

Al filo del descanso, sin necesidad alguna, Filipe Luis disparó al pie del equipo con una plancha en la rodilla de Messi. Expulsión que dejó al equipo con diez y la moral muy tocada. Aún así el equipo sorprendería a la salida en la segunda parte. 

Con uno menos el Atleti fue mejor en la reanudación. Salió presionando y al ataque ante un Barça sorprendido que no encontraba el camino hacia la portería de Oblak. Colocados con dos filas de cuatro y Griezmann en punta se generaron oportunidades y se cerraron bien los espacios. El francés pudo empatar en una ocasión clarísima que sacó Bravo casi sin querer. Augusto estuvo enorme hasta que se lesionó. Carrasco y sus regates fueron un dolor de muelas para la defensa del Barça. Pero la expulsión de Godín en una entrada a Luis Suárez cuando se iba al córner noqueó al equipo definitivamente. Aún así el Barça no pudo encontrar el tercer gol de la tranquilidad y el Atleti siguió intentándolo con Carrasco en punta por si podía lanzar alguna carrera y pendientes de que sonara la flauta en alguna jugada a balón parado. Giménez se sumó a la delantera y hasta Oblak corrió a rematar una falta. Todo en vano. Volaron los puntos y el próximo partido (quizás más) el Atleti tendrá que jugar con una defensa inédita, porque Juanfran también sale sancionado por acumulación de tarjetas. Lo mejor, la buena sensación que ha dejado el juego del equipo.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti.

24 ene. 2016

Sobró solidez pero faltó ingenio

Un empate en casa, antes de ir a Barcelona
Ha faltado un extra de ingenio, porque no se puede decir que el #Atleti no haya luchado por la victoria, ni que no la haya merecido. El Sevilla, muy al estilo Emeri de siempre, ha sabido aplicarse: vino a empatar a cero y lo ha conseguido. Acumulación de hombres en defensa y medio campo. Mucha estatura. Y la sabiduría canchera de hacer que pase el tiempo sin que la pelota esté en juego. Y eso de que la pelota no esté en juego cuando te conviene también es parte del propio juego.

Y sí, ha faltado un extra de ingenio. Cuando un equipo se cierra desde el principio es necesario poner imaginación. Quizá por eso se ha echado de menos a Carrasco en la primera parte. Simeone no quería entregar el centro del campo desde el principio, ante la evidencia de que el Sevilla trataría de apropiarse de esa zona para dormir el partido. De ahí que El Cholo haya optado de salida por un medio campo de cuatro mediocentros: Koke, Augusto, Saúl y Gabi. Había solidez, pero faltaba chispa. Y hoy hacían falta la solidez (seguimos sin encajar goles) y la chispa (necesitamos marcarlos).


Y la próxima jornada al Camp Nou


La salida de Carrasco en la segunda parte ha dotado al equipo de velocidad y desborde. Cuando el belga enlazaba con Vietto, Grizmann o Filipe aparecían las ocasiones. Pero llegó la expulsión de Vitolo y, lejos de beneficiarnos, casi ha sido un perjuicio, porque si el Sevilla no tuvo intención de atacar con once, cuando se ha quedado con diez los ha metido a todos atrás. El área sevillista estaba superpoblada.

El punto se queda en poco en esta batalla que mantenemos en lo más alto de la tabla, especialmente cuando la próxima jornada estaremos en el Camp Nou. Pero, quién sabe, quizá el Barcelona deba preocuparse también...


Síguenos en Twitter: @somosatleti

18 ene. 2016

La muralla también golea

Griezmann hizo doblete. Foto: Ángel Gutiérrrez/clubatleticodemadrid.com

Vencer se ha convertido en costumbre, en dogma asumido por propios y lo más importante, por los extraños. Puede producirse jugando bien, sin recibir un tiro a puerta, dominando y jugando al toque en un campo encharcado como el de Balaídos o, como esta vez sobre el patatal de Las Palmas, siendo dominado en ocasiones, tirando de Oblak para salvar el cero en el marcador propio, pero golpeando al rival como un martillo pilón a la primera que se queda ensimismado con la posibilidad de hacer daño al líder. No, no lo hacen. El Atleti sigue sacando nuevos recursos cada día y sin perder nunca la concentración, aprovecha cualquier debilidad del rival para sacar el partido adelante. Esta vez con goles (0-3), una novedad. Si los empezamos a incluir en el repertorio estamos de enhorabuena. Hay quien dice que el resultado es exagerado pero el Atleti es esto: la fiabilidad del líder que se muestra en una estadística demoledora. De once partidos jugados fuera de casa, el Atleti ha ganado 8 y sólo le han metido tres goles.




Las Palmas es un equipo con buenos jugadores arriba. Durante los primeros minutos del encuentro provocaron bastantes problemas a la defensa del Atleti. Si se nos estaba olvidando si Oblak es de los mejores porteros del mundo, hoy lo hemos vuelto a recordar. El esloveno sigue estando ahí cuando se le necesita, cuando un equipo es capaz de encontrar la llave que abre el cerrojo defensivo rojiblanco, algo poco habitual. Sacó dos balones muy difíciles, especialmente uno de Tana a los diez minutos. Griezmann también tuvo una oportunidad solo ante Vara que paró el portero.

Poco a poco, sin llegar a tomar el control, el Atleti si fue capaz de ir imponiendo cierto orden. Al menos cerró los agujeros. Lo demás lo construyeron sus laterales. Juanfran cambió el balón a la izquierda, hacia Griezmann o quizás más allá, a su receptor final, Filipe Luis, quién llegaba libre de marca para perforar la portería canaria. No fue el único alarde del brasileño. Filipe desplegó una amplia variante de triangulaciones, pases de tacón e internadas como las de sus mejores días antes de marcharse al Chelsea.



En la segunda parte el Atleti se mantuvo replegado, dejando tocar a Las Palmas, en ocasiones con virtuosismo hasta ahogar el grito de los aficionados con un disparo a la red exterior que pareció gol. La reacción rojiblanca fue inmediata y definitiva. Robo, contraataque y pase de primeras de Koke a Griezmann que bate a Varas. Jugada que el canterano repite en el tercer gol, otra vez obra del francés. Una conexión que recuerda a la añorada Koke-Costa que tanta gloria nos dio y que está ayudando a que Griezmann empiece a mostrar números de auténtico goleador. Ya lleva doce en Liga, y Simeone le manda un mensaje. Que siga trabajando y no escuche a quien le adula.



El Atleti sigue con paso firme y preparado para afrontar la cuesta arriba que afronta ahora tras la Copa ante el Celta. Sevilla y Barcelona, próximos rivales en Liga.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti.



11 ene. 2016

El invierno es del Atleti

Conexión Vietto-Griezmann. Foto:Ángel Gutiérrez/clubatleticodemadrid.com

"Winter is coming" decíamos cuando el Atleti no jugaba a nada, Simeone cambiaba el esquema cada dos partidos y a los nuevos ni se les veía (a alguno aún se le espera). Terminada la primera vuelta, y tras vencer al Celta en su estadio, ya podemos decir, con orgullo y satisfacción, que el invierno es nuestro. Somos campeones de invierno (lo que haga el Barça en su partido aplazado a febrero ante el Sporting para entonces nos dará igual a estos efectos) y lo somos por méritos propios. Ante el Celta se vio una de las mejores versiones de un equipo que sin alharacas ni oropeles lo hizo todo bien en Balaídos, hasta meter gol, eso que nos hemos negado de forma redundante todo lo que llevamos de campeonato. Entre las claves de la mejora, la conexión Griezmann-Vietto, jugador que mejora lenta pero progresivamente, y que anuncia tardes memorables.



Otra de las claves de la victoria fue la seguridad defensiva. En eso el Atleti no tiene rival. Ni una sola ocasión de peligro real tuvo que afrontar Oblak en un campo empapado donde cualquier tiro puede envenenarse. Pero es que la defensa apenas concede tiros por tierra y por aire Oblak es un seguro. 8 goles encajados en 19 partidos. Se dice pronto. Siento repetirme en este blog pero recuerden cuando a principio de temporada sólo se hablaba de Keylor Navas. Oblak va camino de batir un récord casi en el anonimato mediático.

Pero además el Atleti controló el partido casi de inicio a fin y jugando la pelota, mejorando conforme avanzaban los minutos. Es pronto para deducir la influencia de Augusto en ello, aunque su presencia libera a Koke y a Saúl para tareas más creativas. Aunque en esta labor los jugadores más determinantes fueron Griezmann y Vietto, que en punta de ataque conectaron en varias ocasiones como no habíamos visto hasta ahora. El argentino sigue lejos de la versión de sí mismo que vimos en el Villarreal pero eso sólo augura buenas cosas para el futuro. De momento hoy dejó una jugada extraordinaria con Griezmann que acabó en un auténtico golazo. Son dos jugadores que se entienden. Por cierto, que su presencia conjunta en el campo dejó en el banquillo a un Jackson Martínez que fue una calamidad cuando sustituyó a Vietto.

La entrada en el campo de Ferreira Carrasco por Augusto dio otra variante nueva al ataque. La verticalidad del belga es brutal y en una de sus jugadas regateó a dos defensas para lograr el definitivo dos a cero final. Simeone no jugó esta vez a mantener el primer gol.





Enfrente un Celta en crisis que parece una sombre de aquél que sorprendió a principio de la temporada. Una suerte habernos cruzado ahora, la verdad. En cualquier caso el Atleti no le concedió la oportunidad de levantarse del primer golpe. Es el Atleti un equipo rocoso con fe inquebrantable en lo que hace y si mete un gol se convierte en una suerte de cemento armado indestructible para los contrarios.


 En eso ha basado hasta ahora sus salidas a campo contrario. Pero lo mejor es que sigue habiendo margen de mejora y que cada día descubrimos nuevas alternativas, jugadores que van cogiendo forma o que conectan entre ellos. Resulta también una sorpresa ver cómo Augusto, un recién llegado, ya lleva jugados dos partidos de titular. En la victoria hay sitio para todos.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti.

3 ene. 2016

Thomas, el futbolista que todo lo hace bien

Thomas coloca líder al Atleti con un gran gol
Se llama Thomas Partey. Juega en el #Atleti. Nació en Ghana hace 22 años. En 2012 alguien del club se fijó en él. Fichó para el filial de 2ªB. Después fue cedido al Mallorca en 2ªA. Y un año después, al Almería en Primera. Algo haría bien para subir de categoría en cada temporada. Algo haría bien en la pretemporada para que Simeone, en vez de cederle otra vez, optara por quedárselo en la plantilla, aunque sus planes inmediatos pasaran por tenerle más en la grada que en el banquillo, o en el campo. Pero hay situaciones que se imponen por su propia naturaleza: los buenos acaban jugando. Y Thomas tiene pinta de buen futbolista.

El día de su lesión, Tiago le dijo a Enrique Cerezo que su mala suerte tenía una parte buena: daría más oportunidades a los jóvenes. La oportunidad le llegó primero a Saúl. La ha aprovechado de forma intermitente, aunque es el que más ha jugado desde que Tiago está ausente. Pero quien ha sabido de verdad hacerse ver es Thomas. 


Nadie sobra


Ha jugado poco, pero lo ha hecho siempre bien. De hecho, todo lo hace bien. Ocupa un amplio espacio en el centro del campo. Roba. Conduce. Reparte juego. Busca y encuentra casi siempre al compañero mejor situado. Toca con clase (recuerden el pase milimétrico a Correa en Vallecas, para el uno a cero). Y, cuando no encuentra un compañero mejor situado que él, se lanza a por la portería como una manada de búfalos. Ante el Levante lo hizo: no tenía pase, luego pasó él. Si observan la jugada, hay medio equipo del Levante a su alrededor, pero nadie puede pararle. Tiene potencia de apisonadora.

El Atleti ha traído a Augusto y a Kranevitter. Ambos juegan en el centro del campo. Ambos serán necesarios. Y también lo será Thomas. Nadie sobra si lo que pretendemos es seguir arriba en la Liga y avanzando en la Champions y en la Copa. En los próximos meses habrá lesiones, acumulación de tarjetas, expulsiones, rotaciones... Simeone ha contado lo justo con el ghanés. No hay prisa. Eso le permitirá llegar descansado al final de la temporada, cuando más falta hace estar en forma. El Cholo sabe gestionar los tiempos. Sólo alguien sabio como él podría tener al equipo donde lo tiene, sin disponer de delantero centro porque, de momento, Jackson y Torres están casi inéditos. El míster sabrá gestionar también a Thomas. Podemos tener en la plantilla una joya que desconocíamos. 

Y, por cierto: el Atleti es el líder de la Liga. Y sin favores. Por si alguien sigue despistado...

Síguenos en Twitter: @somosatleti

30 dic. 2015

Dos minutos mágicos para acabar el año

Thomas reactivó al #Atleti,Foto:Ángel Gutiérrez/clubatleticodemadrid.com

Desde principio de temporada se ha destacado algo del #Atleti: tiene más profundidad de banquillo que otros años. Ante el Rayo Vallecano lo ha vuelto a demostrar. La entrada de Thomas, Correa y Jackson dio la vuelta a un partido cuya iniciativa estaba en esos momentos en manos del equipo de Vallecas. El Atleti sigue encontrando recursos para sacar los partidos adelante. Con mejor o peor juego, incluso cuando gana, como esta vez, en los últimos instantes del partido, puede decir que lo ha hecho buscando sus propias soluciones, variando sus tácticas, introduciendo nuevos jugadores, y creando ocasiones. Los que persiguen al Atlético llevan dos jornadas precisando de bochornosas ayudas arbitrales.


El Rayo Vallecano venía de sufrir una de ellas. Con un equipo menguado por las bajas plantó en el césped un centro del campo con cinco jugadores tratando de ejercer presión sobre esa zona del campo atlética, inédita también por bajas y sanciones. Ni Koke ni Óliver estuvieron a la altura de la nueva responsabilidad. El peligro volvió a llegar, otra vez, por la banda izquierda de Gámez y Carrasco. El belga tuvo dos claras ocasiones y Torres una más. El portero del Rayo, Yoel, se lució en dos de ellas. Simeone no ve preocupante la falta de gol mientras lleguen las ocasiones.



Desde entonces el Rayo fue equilibrando el partido. En la segunda parte fue dominador, provocando alguna intervención de Oblak, siempre atento. Dominio vallecano hasta la entrada de Correa, Thomas y Jackson. Thomas añadió consistencia en el centro del campo y verticalidad. Jackson se convirtió en referencia en ataque, capaz de combinar buenas jugadas con sus compañeros. Tras unos avisos de Godín de cabeza (incluido un tiro al larguero) Correa abrió el marcador tras una gran jugada del ghanés. Thomas juega fantásticamente bien cada vez que le dan la oportunidad. Tiene gol, tiene pase, no frivoliza en el pase, no se la juega pero mira siempre hacia adelante. Simeone le dosifica por una cuestión, supongo, de jerarquía.  Ahora con la llegada de Kranevitter y Augusto, habrá que ver cuál es su papel, pero sería una pena no seguir dándole minutos.

Jackson también aprovechó sus minutos y suya fue la magnífica asistencia que culminó Griezmann para que el francés se luciera elevando el balón sobre Yoel para marcar el definitivo segundo gol de la victoria. El Atleti acaba el año empatado con el Barça en el liderato y con todas las posibilidades abiertas..



Conversamos en SomosAtleti