1 dic. 2010

El crédito se está acabando

#Atleti Algo no funciona en este equipo, en este club. Las dudas nos invaden sin razón aparente y lo que era sagrado ahora se cuestiona. Se han tomado demasiadas decisiones poco acertadas y cuando todos buscan un culpable la diana se coloca en el banquillo. Y quizás no falte razón.
Seis goles en dos partidos en casa. Los tres últimos los ha metido un equipo que con suerte sería un segunda en España. Un equipo lleno de jugadores españoles que emigraron porque aquí no veían futuro. Un equipo que ha hecho historia en Grecia porque es el único conjunto heleno que ha vencido jamás en España. Y lo ha hecho a costa del Atleti, el club que se empeña en romper los records más absurdos.
Decía que ahora se cuestiona lo que antes era sagrado. Resulta que la defensa a la que, por fin, tanto hemos alabado al principio de temporada tras años de angustias en la zaga, ha vuelto a convertirse en un desastre. Que da igual que esté Godín o Juanito, Perea o Domínguez, Filipe o Antonio.
La portería, que se había vuelto casi mitológica con David De Gea, recuerda en los últimos partidos a aquella que defendiera Sergio Asenjo con no pocos infortunios y muchos pitos en la grada. Un Asenjo, por cierto, que llegó al Atleti siendo la gran promesa de la portería en España.
Y ocurre también que el amor eterno entregado al entrenador que nos ha conseguido el doblete europeo empieza a sufrir el desgaste que supone vernos de nuevo instalados en la medianía, en el todo o nada y que sea nada.
¿De quién es la culpa de que de repente De Gea ya no se crea a sí mismo?¿Por qué Domínguez ha perdido la concentración? ¿Por qué, como dijo el propio Quique, se están produciendo "desajustes defensivos"? ¿No sería mas normal que esos desajustes se hubieran producido en las primeras jornadas y no ahora con la temporada rodada?
No creo que todas estas preguntas se respondan mirando a Quique Sánchez Flores, pero algunas diría que sí. Otras claramente no. Hoy muchos le han criticado que no hiciera cambios hasta el minuto 85. Pero ¿a quién mete en el campo? ¿A quién quita? Pensadlo un momento. Ya sé que a muchos se nos ocurre que había que sacar a Jurado pero éste ya no juega en el Atleti, juega la Champions con el Schalke 04.
La dirección que ha tomado el equipo no es nada buena y ya van unas cuantas decepciones. El crédito de Quique se está acabando. Tiene que cambiar el rumbo del equipo con urgencia.
La salud del club tampoco es buena. A todos los niveles. Y eso se nota en una afición que hoy a dimitido. El Aris ha jugado en casa. Sí, en casa. Se han traído al Calderón un buen trozo de infierno para calentar la helada que caía en Madrid. Han gritado más y casi eran más. Un diez para la afición del Aris.
Los griegos se merecen la clasificación más que nosotros. Lo mismo acabamos ganando al Bayer Leverkusen. Lo mismo ellos pierden o empatan con el ya desahuciado Rosenborg. Lo mismo nos clasificamos de chiripa, pero ya hemos tirado el prestigio del campeón al cubo de la basura de nuestra rutina mas desagradable.