24 jul. 2013

Cosas de ricos y de deudas



¿Puede el #Atleti comprar a Cazorla? Foto: www.arsenal.com
Por Vicente Vallés
Debe reconfortar mucho ser tan poderoso y tan rico como para levantarse por la mañana, echar un vistazo al periódico, llamar a tus asesores, preguntarles cuál de los dos o tres mejores futbolistas del mundo está disponible en el mercado, que te lo digan, y que les des la orden de comprarlo. Así, como quien chasquea los dedos. 

Sólo un par de clubes españoles están en la lujosa lista de equipos internacionales en condiciones de hacer algo así. Es cierto que esa lista lujosa se ha ampliado últimamente debido a la aparición de un grupo de jeques árabes y de potentados del petróleo de Rusia que han optado por dejarse sus dinerales en equipos británicos, franceses y algún ruso. Estos nuevos ricos del fútbol (Manchester City, Chelsea, PSG, Mónaco, Anzhi, y algunos otros) han entrado en el jardín que antes sólo estaban en condiciones de cuidar económicamente los ricos de toda la vida, como el Bayern, el United, el Milan, el Barça o el Madrid. De todas formas, la lista no es mucho más larga. Hablamos de no más de quince equipos capaces de romper el mercado con talonarios que aparentan no tener fondo.  

Ante tanto poderío, los demás sólo pueden aportar sus migajas económicas y, sobre todo su imaginación. De ese ejercicio de imaginación salió David Villa. Y, aunque no sabemos si la historia es cierta o no, parece que se hacen intentos por Cazorla.  

Pero ante todo esto, el Real Madrid puede sacar sus monedas del bolsillo para traer a Bale, después de haberlo hecho antes con Isco, y hasta después de haberse gastado más de 35 millones de euros en fichar a un juvenil de la Real Sociedad. Que por dinero no sea.

La descompensación es evidente, y nada se puede hacer ante eso. El objetivo de equipos como el Atleti debe ser fichar lo mejor posible al precio más barato que se pueda. Y, sobre todo, pagar las deudas hoy, mejor que mañana. Mientras estemos hipotecados, las opciones de construir un equipos más grande se limitan a la imaginación, y su recorrido pocas veces llega muy lejos. A medio plazo, la clave es acabar con las deudas. A partir de ahí se podrá construir un futuro mejor.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de Vicente Vallés.