7 nov. 2011

Fieles a nosotros mismos


#Atleti No sé si a quienes visitáis este blog os pasa igual que a quien escribe estas palabras, pero cada vez que un árbitro expulsa a un jugador del equipo contrario, me echo a temblar. Es como una maldición: jugar contra diez es nuestro infierno. Nos asustamos, nos agobiamos, ya no tenemos excusas para no ganar, y lo peor que le puede pasar al Atleti es quedarse sin excusas. Nos encanta encontrar excusas que justifiquen nuestros desastres, y contra diez no hay clavo ardiendo al que agarrarse.
Pues ya se han terminado las excusas, y se ha terminado la paciencia. Lo de Getafe es lo último de lo último: ha sido nuestra incapacidad, expuesta al desnudo. ¿Qué manera tiene un equipo menor, como el Gefate, para levantar un partido en el que va perdiendo, y con un jugador menos? Seguramente, su única fórmula es marcar a balón parado. ¿Qué debería hacer el equipo que va ganando contra un equipo con diez jugadores? Seguramente, evitar hacer faltas cerca del área, para impedir que el contrario tenga ocasiones a balón parado. ¿Qué hizo el Atleti contra el Getafe? Faltas cerca del área y dentro del área. Resultado: nos metieron tres goles en jugadas a balón parado.
Hacemos eso, en vez de poner la intensidad de otros equipos. Ante el Getafe he echado de menos, otra vez, que el Atleti se comporte como el Madrid, o como el Barcelona, o como el Athletic de Bilbao: cuando te pones por delante, y juegas contra diez, no hay que esperar a que termine el partido (cuando queda más de una hora por delante); hay que lanzarse a rematar el partido, como si fuéramos una manada de búfalos. Pero eso ya no está en nuestro ADN. Una lástima.
Siempre nos pasa igual. Jugamos bien un par de partidos, nos parece que quizá empezamos a funcionar, pero volvemos a lo nuestro. Somos predecibles. Somos fieles a nosotros mismos con una dedicación que sería mejor que pusiéramos en otras cosas. Ahora se imponen soluciones, pero es difícil fiarse de quienes tienen que encontrarlas.
Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti y en el de Vicente Vallés