25 sept. 2016

El Atleti ya está en la cima

Griezmann abrió la lata. Foto:Álex Martín/clubatleticodemadrid.com

Las dos primeras jornadas, ante el Alavés y el Leganés, fueron de susto, pero llegados a la sexta sólo hay que mirar la clasificación para comprobar que estamos ahí arriba, a tiro de piedra, marcando a los rivales, a dos del Madrid, a uno del Barça y con el partido del Camp Nou solventado. Puede parecer que no significa mucho a estas alturas de temporada pero parte del éxito de este equipo, tres veces inferior en presupuesto, se debe a la credibilidad que genera (a sí mismo y a los demás) su posición en la tabla y su regularidad en la victoria. Tras el pinchazo del Real Madrid, ante el Deportivo no se podía fallar pero el reto no resultó tan fácil como se pensaba.


Ya lo dijo Simeone. Al Atleti le cuesta superar a los equipos que vienen al Calderón a encerrarse y ese es el empeño a superar cada día por los rojiblancos. El Cholo sigue probando con equipos ofensivos en casa, con cuatro arriba de los que saben combinar, jugar rápido, regatear y disparar. Las rotaciones pensando en el importante partido del miércoles ante el Bayern Munich dejaron a Gameiro en el banquillo y premiaron a Correa con la titularidad después de sus buenas actuaciones saliendo en los minutos finales. Visto el encuentro ante el Deportivo las conclusión es que aún queda mucho por afinar. El síndrome del Alavés sobrevoló por el Manzanares cuando con el Atleti se estrellaba ante la portería de un Deportivo que jugaba menguado con un jugador menos. Griezmann volvió a aparecer para abrir la lata y solucionar el partido a pase de Gameiro. Pero hubo que esperar una hora...

Venía el Deportivo como víctima al Calderón a tenor de las estadísticas de los últimos años pero su entrenador, Gaizka Garitano, siente una especial motivación al enfrentarse al Atleti de Simeone. A sus jugadores les invita a la guerra, a doblar la intensidad de los rojiblancos. Bien posicionados en el campo, los deportivistas se emplearon a fondo en el juego subterraneo (y terraneo) con constantes interrupciones del juego. Al Atleti le costó llegar a la portería de Lux. Correa, Carrasco Gaitán y Griezmann apenas conectaron en un par de ocasiones pero tanta sobreexcitación a la hora de no dejar controlar el balón a los jugadores atléticos le pasó factira a Faycal, que acabó expulsado al filo del descanso por doble amarilla.

La segunda parte fue un asedio en busca de la combinación que permitiera penetrar en el área deportivista. La entrada de Gameiro, escorado en los costados del área para aprovechar mejor su velocidad, permitió sorprender con un centro al que dio caza Griezmann. Bajando a recibir para dar salida al balón, jugando como extremo, trabajando en la presión o como delantero centro, el francés apunta maneras de jugador total y va camino de batir records goleadores este año.



El partido del Atleti estuvo condicionado por dos desgraciadas lesiones. Augusto se pierde casi toda la temporada por una nueva lesión de ligamentos, esta vez en la otra rodilla, no la que se lesionó el pasado año. Giménez se fue igualmente del campo con una rotura en el abductor. Lucas le sustituyó cuajado un partido impecable. Una gran noticia, dentro de la desgracia, comprobar que el cuarto central está a tan alto nivel cuando casi nunca va ni siquiera convocado a los partidos.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti