28 ago. 2016

Un arranque de temporada lleno de carencias

Simeone ya busca una solución que es urgente
No es el inicio de campaña que soñábamos. Dicen algunos comentaristas que el #Atleti se ha estrellado contra los muros construidos en torno a sus respectivas porterías por el Alavés y el Leganés. Esa es sólo una verdad parcial. En estos dos primeros partidos de Liga el Atleti se ha estrellado contra sus propias carencias. Y se veía venir por lo que ocurrió durante la pretemporada.

El Atleti no marca goles porque no tiene acierto ante los porteros rivales (con actuaciones magníficas en los dos casos, por ciento), como porque no genera juego. Sí creamos ocasiones. Las tuvimos ante el Alavés (muchas) y ante el Leganés (menos). Pero en los dos casos fueron oportunidades de gol provocadas por arreones de intensidad, por avalancha y por ganas de vencer, más que por un estilo juego que fabrique fútbol. En dos partidos hemos marcado un solo gol, y de penalti.

El centro del campo

El Atleti ha merecido la victoria en los dos primeros partidos de Liga. Deberíamos tener seis puntos, y no dos. Pero merecer la victoria no es suficiente para ganar. El centro del campo (Tiago, Gabi, Koke, Saúl, Augusto) es cumplidor es su estilo mecánico de cortocircuitar al contrario y dominar el territorio para evitar que nos ataquen con peligro. Pero cuando esos jugadores miran hacia adelante apenas aparece la creatividad necesaria para romper sistemas defensivos férreos. Equipos recién ascendidos como el Alavés y el Leganés ha demostrado en sus partidos contra el Atleti que no tenían la más mínima intención de ganar, pero sí de no perder. Cuando te conformas con el empate es más fácil defender, porque no te tienes que despistar en fabricar fútbol de ataque. Es suficiente con destruir. El Atleti también destruye bien, pero a nosotros no nos sirve el empate y no construimos lo suficiente para ganar. Hay mucho trabajo por delante.

Quizá sea la hora de arriesgar un poco más. Hemos sido mejores en ataque cuando hemos jugado con Koke y Saúl en le medio centro, con Gaitán y Carrasco por las bandas. Seguro que perdemos capacidad defensiva, pero ganaremos imaginación atacante, y no desdeñemos el viejo dicho de que la mejor defensa es un buen ataque.

Síguenos en Twitter: @somosatleti