11 ene. 2016

El invierno es del Atleti

Conexión Vietto-Griezmann. Foto:Ángel Gutiérrez/clubatleticodemadrid.com

"Winter is coming" decíamos cuando el Atleti no jugaba a nada, Simeone cambiaba el esquema cada dos partidos y a los nuevos ni se les veía (a alguno aún se le espera). Terminada la primera vuelta, y tras vencer al Celta en su estadio, ya podemos decir, con orgullo y satisfacción, que el invierno es nuestro. Somos campeones de invierno (lo que haga el Barça en su partido aplazado a febrero ante el Sporting para entonces nos dará igual a estos efectos) y lo somos por méritos propios. Ante el Celta se vio una de las mejores versiones de un equipo que sin alharacas ni oropeles lo hizo todo bien en Balaídos, hasta meter gol, eso que nos hemos negado de forma redundante todo lo que llevamos de campeonato. Entre las claves de la mejora, la conexión Griezmann-Vietto, jugador que mejora lenta pero progresivamente, y que anuncia tardes memorables.



Otra de las claves de la victoria fue la seguridad defensiva. En eso el Atleti no tiene rival. Ni una sola ocasión de peligro real tuvo que afrontar Oblak en un campo empapado donde cualquier tiro puede envenenarse. Pero es que la defensa apenas concede tiros por tierra y por aire Oblak es un seguro. 8 goles encajados en 19 partidos. Se dice pronto. Siento repetirme en este blog pero recuerden cuando a principio de temporada sólo se hablaba de Keylor Navas. Oblak va camino de batir un récord casi en el anonimato mediático.

Pero además el Atleti controló el partido casi de inicio a fin y jugando la pelota, mejorando conforme avanzaban los minutos. Es pronto para deducir la influencia de Augusto en ello, aunque su presencia libera a Koke y a Saúl para tareas más creativas. Aunque en esta labor los jugadores más determinantes fueron Griezmann y Vietto, que en punta de ataque conectaron en varias ocasiones como no habíamos visto hasta ahora. El argentino sigue lejos de la versión de sí mismo que vimos en el Villarreal pero eso sólo augura buenas cosas para el futuro. De momento hoy dejó una jugada extraordinaria con Griezmann que acabó en un auténtico golazo. Son dos jugadores que se entienden. Por cierto, que su presencia conjunta en el campo dejó en el banquillo a un Jackson Martínez que fue una calamidad cuando sustituyó a Vietto.

La entrada en el campo de Ferreira Carrasco por Augusto dio otra variante nueva al ataque. La verticalidad del belga es brutal y en una de sus jugadas regateó a dos defensas para lograr el definitivo dos a cero final. Simeone no jugó esta vez a mantener el primer gol.





Enfrente un Celta en crisis que parece una sombre de aquél que sorprendió a principio de la temporada. Una suerte habernos cruzado ahora, la verdad. En cualquier caso el Atleti no le concedió la oportunidad de levantarse del primer golpe. Es el Atleti un equipo rocoso con fe inquebrantable en lo que hace y si mete un gol se convierte en una suerte de cemento armado indestructible para los contrarios.


 En eso ha basado hasta ahora sus salidas a campo contrario. Pero lo mejor es que sigue habiendo margen de mejora y que cada día descubrimos nuevas alternativas, jugadores que van cogiendo forma o que conectan entre ellos. Resulta también una sorpresa ver cómo Augusto, un recién llegado, ya lleva jugados dos partidos de titular. En la victoria hay sitio para todos.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti.