3 may. 2015

Un linier para el final de la temporada

Simeone prefiere no quejarse de los árbitros
A lo largo de los años ha quedado claro que los finales de temporada no son la especialidad del #Atleti. Se nos atragantan las últimas jornadas. Cuando tenemos un objetivo a punto, suele ocurrir algo que nos lo pone más difícil, y alarga la agonía hasta el último partido. Un ejemplo,  la temporada pasada, cuando tuvimos que ganar la Liga en el Camp Nou.

Esta vez, tenemos el objetivo de la clasificación directa para la Champions, y pudimos terminar esta jornada a muy poco de confirmar el tercer puesto. Pero se nos cruzó un juez de línea tan voluntarioso como torpe en sus decisiones. No es el Atleti de Simeone equipo propenso a quejarse de los árbitros, de manera que tampoco lo haremos aquí más de la cuenta. Pero es tan obvio lo que ocurrió ante el Athlétic de Bilbao que no debe ignorarse. Como todo el mundo ha podido verlo, no hace falta decir más.

Otra vez el Levante

Pero ahora, como resultado del empate, la situación se complica. Aún tenemos una sólida ventaja sobre Valencia y Sevilla, y hay que saber gestionarla con inteligencia en las jornadas que quedan. El equipo no está en su mejor estado de forma. Defendemos bien, pero hay problemas para crear juego, y da la sensación de que el peligro, cuando se crea, va por arreones. Hay que asumir que eso difícilmente mejorará en los partidos que restan hasta el final. Es una realidad con la que hay que contar. Pero, aun así, la tercera plaza no se puede escapar. Es vital para el club.

El próximo domingo, a las 12 de la mañana nos volvemos a cruzar con el Levante en su casa. El año pasado ocurrió lo mismo cuando nos jugábamos la Liga, y perdimos. Al final, la Liga se quedó en el Calderón, pero quizá el sobreesfuerzo que supuso provocó el cansancio y las lesiones con los que el equipo jugó después la final de Champions. La lección debería estar aprendida.

Síguenos en Twitter: @somosatleti