15 abr. 2015

Oblak lanza al Atleti a por las semis

Oblak fue el héroe del Atleti pero todo el equipo se levantó en la segunda parte
Era imposible predecir cómo se iba a desarrollar este derbi a partir de los precedentes, pero el resultado, abierto para la vuelta, deja una sensación que ya debe empezar a adquirir proporciones mitológicas para los jugadores blancos. Con éste, el Real Madrid lleva siete derbis sin ganar al Atleti y por primera vez en sus 113 años de historia enlaza cuatro visitas seguidas al Calderón sin marcar, según Mister Chip. A diferencia de algunos de los últimos encuentros, como el 4-0 sin ir más lejos, en esta ocasión el Real Madrid sí fue muy superior en juego y ocasiones durante la primera parte. Habían encontrado por fin el camino que habían perdido, todo se podía haber venido abajo para el Atleti en este período. Pero en estos cuartos de final, para su desgracia, al Real Madrid le ha salido un Oblak.

Cada eliminatoria tiene su momento y ese ha podido ser la sensacional parada de Oblak a disparo tempranero en un mano a mano con Bale. Veremos. El esloveno, que ha realizado otras paradas de mérito en ese primer tiempo ha sostenido al Atlético de Madrid ante el mejor Real Madrid de los últimos derbis. El doble mérito de los rojiblancos es su reacción. El hecho de que los mismos jugadores sobrepasados por la rapidez combinatoria de Modric y James y por las rupturas de Marcelo, han ido dando pasos adelante hasta encerrar al Real Madrid en su campo, primero, en el área después. Ellos han acabado pidiendo la hora y los atléticos molestos porque el partido no durara unos minutos más. Simeone lo resumió así:


Los cambios del Cholo, bien avanzada la segunda parte han sido para ganar el partido, nunca para amarrar. Raúl García y Fernando Torres salieron desde el banquillo por Griezmann y Koke para dar la puntilla a un Real Madrid en retirada pero siempre peligroso en las contras. Simeone acertó en unos cambios que resultaron sorprendentes pues muchos esperaban que saliera del campo un Mandzukic asfixiado por la batalla que mantuvo con los defensas madridistas, lo que incluye recibir un surtido apañado de impunes codazos, puñetazos y mordiscos. El croata volvió a ser el de siempre. Se partió literalmente la cara por el Atleti aniquilando cualquier duda sobre su falta de actitud.

Los derbis tienen últimamente algo en común. La "intensidad" de los equipos es un concepto variable, subjetivo y modulable por el árbitro con su simple actitud en el campo. La violencia se controla con la mera aplicación del reglamento. Se sanciona, vaya. Lo de Arbeloa o Ramos en pasados derbis tiene su continuidad con Carvajal en éste. Su mordisco con puñetazo es una variante del ejercicio de estilo que le costó a Luis Suárez una famosa sanción ejemplarizante. Tic, tac, ya estamos contando los segundos que tarda la UEFA en entrar de oficio por los hechos que se pueden ver en este vídeo:


El que vio tarjeta fue Marcelo y esa es una muy buena noticia ya que se perderá la vuelta. El brasileño, en gran estado de forma, es un dolor de muelas porque con sus penetraciones por la banda y hacia el interior rompe los esquemas de los defensas atléticos y provoca superioridad. Tampoco estará Mario Suárez, que como el resto del equipo, creció en la segunda parte. 

En el Bernabéu se jugarán el pase pero, como decía Ancelloti, dos empates pueden decidir una eliminatoria. El Atleti ya sabe bien lo que es eso y la ventaja en ese sentido es nuestra pues nos vale cualquier empate a goles. Para un estratega como Simeone eso es un punto a favor. Pero estamos en Champions, jugaremos con la afición en contra y el Madrid no suelta esa presa con facilidad. Necesitaremos algo más que un portero inspirado.


Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés