19 abr. 2015

La victoria ante el Depor lanza al Atleti hacia la Champions

La nueva diana de Griezmann: el Bernabéu
Han pasado sólo unas horas de la victoria del #Atleti ante el Depor y, a pesar de tratarse de tres puntos fundamentales para la temporada (nos asentamos con fuerza en el tercer puesto, gracias a la derrota del Valencia en Barcelona), es imposible no tener la mente en un lugar que nada tiene que ver con el estadio de Riazor, salvo por el hecho de ser un estadio. Nuestra mente, nuestra pasión, nuestros deseos, nuestra fuerza están en el Bernabéu.

Al equipo le pasa lo mismo. De hecho, sea de forma deliberada o casual, el Atleti lleva mes y medio gestionando sus partidos de Liga de una forma profesional, templada y con criterio. Simeone sabe mejor que nadie que el año pasado sus hombres llegaron triturados al último partido de la temporada, que fue el más importante del año y uno de los más importantes de nuestra historia: la final de Champions de Lisboa. Y el Cholo no quiere que eso vuelva a ocurrir.

Esa gestión se ha traducido en un inteligente reparto de esfuerzos entre los futbolistas, y en un manejo de los tiempos del partido. Si las cosas se dan bien y marcamos pronto (algo que ha ocurrido varias veces), el Atleti trata de frenar el ritmo del encuentro, dormirlo y esperar a que termine sin agotamientos físicos innecesarios, con la menor cantidad de tarjetas posible y sin lesionados. Casi siempre lo consigue.


Y ahora, a por la Champions


En Riazor, Griezmann marcó a los cinco minutos. Un golazo. Y el segundo, antes de la media hora. Después, calma y templanza. Sólo un inoportuno gol en contra a falta de quince minutos para el final obligó al equipo a apretar los dientes durante un rato para evitar que se nos fueran dos puntos que pueden ser determinantes para la Liga. Objetivo conseguido.

Y ahora, a por la semifinales de la Champions. El miércoles en el Bernabéu hay asuntos pendientes. Pero no hay que despistarse con problemas menores: sólo un asunto debe estar en la cabeza del Atleti: da igual quién sea el rival; no importa que el partido se juegue en Madrid o en Moscú; no importan sus bajas, ni las nuestras; no importan sus estrellas, ni nuestros espartanos. Sólo importa la clasificación. Ha llegado el momento.

Síguenos en Twitter: @somosatleti