25 feb. 2015

El Atleti se instala en una peligrosa irregularidad

El Bayer fue superior, pero queda la vuelta
Hemos entrado en una fase preocupante. El #Atleti se ha instalado en una peligrosa irregularidad de juego y resultados. El gran partido ante el Real Madrid se mezcla con el pésimo juego ante el Celta, después se despacha con suficiencia Almería, pero luego nos diluimos frente al Bayer Leverkusen. Nos mostramos débiles especialmente fuera del Calderón, y eso no ocurría antes.

Apenas ha habido un momento de buen juego del Atleti en Leverkusen. Ni antes ni después de la expulsión (justa pero absurda) de Tiago. El equipo no consigue cuadrar una jugada con más de dos pases. La pelota desaparece de nuestros pies sin pausa, y equipos de corte medio como el Celta o el Bayer parecen de repente rivales imbatibles.

La cuesta de febrero

Hay que poner remedio a la escasez de creatividad que muestra el Atleti. Arda no puede ejercer esa labor en solitario. Gabi ha perdido la forma. Tiago no está como al principio de la temporada. Koke sigue lesionado. Y Saúl mezcla grandes partidos con otros insulsos. Y ya hace muchos partidos que no encontramos el rescate en los balones a balón parado. La suma de estos "valores" nos describe una situación que Simeone necesita encarar de inmediato.

Quizá estemos pasando en febrero la cuesta (la baja forma física) que otras temporadas hemos sufrido en enero. Pero los octavos de Champions, antes de jugar contra el Sevilla y el Valencia, es un pésimo momento para mostrar flojera. Hay que venirse arriba, levantar la persiana otra vez, volver a ser el equipo intenso de siempre, recuperar la capacidad de mover la pelota con criterio, y reconocernos a nosotros mismos. Todavía tiene remedio. El Calderón dictará sentencia.

Síguenos en Twitter: @somosatleti