20 ago. 2014

Empate jugando como quiso el Atleti

Raúl García, atado al gol. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
Koke, Mario, Saúl y Gabi. Cuatro canteranos situó Simeone en el centro del campo para crear juego y para frenar al Real Madrid de las estrellas en su presentación oficial en el Bernabéu. Y el resultado es un empate logrado con justicia a base de solidaridad, esfuerzo y capacidad de reacción. Son las mismas características que hicieron campeón de Liga al Atlético de Madrid y que en estos primeros minutos de la temporada parecen perpetuarse de la mano de Simeone, del bloque que se ha mantenido en esencia y de las nuevas incorporaciones.

El Atleti sigue siendo un dolor de muelas para los contrarios, un equipo que cede gustoso el balón como señuelo para que el rival se desespere con su inútil posesión. Porque en todo el primer tiempo el trivote formado por Kroos, Alonso y Modric se pasaron el balón entre ellos sin parar para acabar cediéndolo a Bale o Ronaldo en las bandas donde, aislados, lo perdían asaltados por tres atléticos que los cercaban como bandoleros. El Atlético, con Mandzukic y Raúl García como jugadores más adelantados, y con Saúl descolgándose a la mínima ocasión, esperaban su oportunidad en jugadas aisladas en las que Koke ejercía de pasador. Las únicas ocasiones, nada del otro mundo, fueron en la portería de Casillas, ese portero al que no le ganamos ni a tiros.

En la segunda parte el Real Madrid introdujo a James, que creó algo más de peligro en el juego interior aunque hasta el minuto 70 nadie inquietó a Moyá. La incorporación de Di María metió en mayores problemas al Atlético. El propio Simeone reconoció la valía del argentino a quién consideró el mejor jugador del Real Madrid. Unas palabras sorprendentes que, teniendo en cuenta la situación en el mercado de Di María, bien podrían tener la intención de crear algo de polémica en el entorno madridista, donde escuece la posible marcha del jugador. Estas fueron sus palabras y la reacción posterior de Ancelloti al comentario:





Al final el Madrid obtuvo su premio con un gol de rebote de James en un disparo que se iba fuera y lo introdujo Ansaldi. El argentino entró por Siqueira, que estuvo vacilante por su banda donde Carvajal creó superioridad en demasiadas ocasiones. Eso le obligó a hacer más faltas de las convenientes y a jugarse la expulsión. Las diferencias con Filipe Luis resultan a estas alturas demasiado evidentes y aunque hay que dar tiempo a las incorporaciones por lo visto hasta el momento Ansaldi parece ganar opciones por su mayor seguridad defensiva.

También en ataque hay diferencias. Mandzu tiene mucho menos recorrido que Diego Costa y menor capacidad de buscarse la vida una vez que tiene el balón en los pies, aunque a la hora de bregar con los rivales, buscar balones aéreos y trabajar para el equipo no desmerece. Tiene que adaptarse a la soledad y a los metros que ve por delante hacia la portería cuando el Atleti recupera el balón, algo a lo que no estaba acostumbrado en el Bayern. Por su parte Griezman aún no ha explotado sus cualidades pero parecen hechas para este sistema y es cuestión de días. Simeone lo sacó en la segunda parte. De momento, al menos para los partidos de altura, el Cholo parece apostar por un valor seguro arriba como Raúl García. En la delantera o en la banda puede pasar medio inadvertido cumpliendo su misión táctica y solidaria, pero a la hora de aparecer cuando nadie se lo espera o como referencia a balón parado, el navarro es pata negra, caviar iraní, esencia pura de gol. Cualquiera lo deja en el banquillo...

El gol del empate llegó a balón parado, un recurso de referencia, que evidencia que se mantienen las virtudes del pasado año, porque siguen en sus puestos gente como Gabi, al saque del corner o el propio Raúl. Pero no fue una situación aislada porque desde el gol madridista, lejos de asustarse, el Atleti se echó arriba empujado por Koke buscando ese objetivo.

El empate a un gol apenas supone ventaja alguna porque, como dijo Simeone, el Atleti no puede jugar pensando que el Real Madrid no va a anotar en el Calderón. Eso sí, la vuelta se plantea como quiere el Atlético y si el partido de ida se ha jugado al estilo de Simeone, el partido definitivo tiene la pinta de seguir este mismo derrotero.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de Jose Vallés