26 ago. 2014

El cansancio y las carencias frenan el estreno del Atlético

Mandzukic no acertó con el gol. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
La primera excusa recurrente para justificar un empate sin goles en el esperado estreno liguero en el que defendemos título es el cansancio. El esfuerzo de derrotar en una exigente Supercopa al Real Madrid ha podido pasar factura ante un equipo, el Rayo Vallecano, con una defensa bien poco hostil en las últimas temporadas. Pero sería esconder la realidad no decir que el encuentro de Vallecas ha mostrado una serie de carencias en la plantilla que esperemos estén en vías de solución. Por ejemplo, la delantera no es contundente y no genera ocasiones suficientes. Por ejemplo, otro año más seguimos preguntándonos cada día qué le pasa a Arda Turán con sus lesiones, porque si no está Arda falta la magia en el equipo y es preocupante que eso siga siendo así porque Koke sólo no se basta para poner la clase si además tiene que emplearse en tareas defensivas como el que más.

Anima al menos ver que la primera parte mostró una buena cara del Atlético. No muchas oportunidades pero las suficientes para haberse adelantado en el marcador de haber estado más acertados. Griezman llevó peligro con sus internadas y Mandzukic tuvo hasta tres buenas ocasiones que desperdició. Confiemos en que afine la puntería el croata porque es lo que se espera de él a falta de otras virtudes como la de correr más que un contrario, cosa que ya hemos visto que no puede hacer. Presionar en defensa si presionó hasta que se cansó y fuimos testigos de cómo Koke le exigía más esfuerzo. El Mono lo cambió por Hector en el 74. Así están las cosas. Ninguno de los delanteros titulares acabó el partido. Raúl Jiménez también lo inició muy bien, combinando y recibiendo sin perder la pelota hasta que poco a poco fue pasando desapercibido.

Simeone, que vio el partido desde la grada por sanción, reconoció que el Atleti pudo haber cambiado el signo del partido en la primera parte pero que el cansancio hizo mella en la segunda. También habló de los ocho partidos que le han caído por su "actuación" en la vuelta de la Supercopa. Todo ello lo explica en este vídeo:

Así lo vio Paco Jémez:




Y es que, como comenta el Cholo, la gasolina se acabó, parece. Afortundamente atrás poco ha cambiado y el marcador propio sigue teniendo la buena costumbre de mantenerse a cero. Aún así el peligro rayista vino en la segunda parte por la banda izquierda, donde ya no está Filipe. Ansaldi, que salió de inicio, se vio superado en la segunda parte por las internadas de Aquino y sus combinaciones con Bueno. Jémez se refirió a ello:



 En el área, Manucho esperaba para rematar cualquier envío al área y Moya y tuvo que emplearse al máximo en un cabezazo del angoleño. El Rayo buscó más un gol que no llegó y superó al equipo rojiblanco en todos los niveles. El Atleti, exhausto, se contentó con un punto que sabe a poca ambición o a mucho cansancio. Parece que el equipo ha empezado igual de cansado que como terminó el campeonato anterior, y con las mismas carencias para generar juego. Un toque de atención para completar la plantilla y hacerla aún más competitiva ante una campaña que será tan dura como la pasada pero sin el factor sorpresa.

Que el Calderón restañe la herida la próxima semana. De momento partimos dos puntos por debajo y no es plan de rebajar el nivel de exigencia desde el primer partido de la temporada. Así queda la Liga tras la primera jornada:

 

Conversamos en el twitter de SomosAtleti o en el de José Valles.