31 ago. 2014

A balón parado y sólo a balón parado

Miranda vuelve a marcar
Tres puntos. Es lo mejor que el #Atleti podía sacar de su partido ante el Eibar; eso, y las enseñanzas que deben servir para el futuro inmediato.

La primera enseñanza es que el campeón de Segunda ha sido mejor que el campeón de Primera. El Eibar maneja la pelota, la utiliza para relacionar a sus futbolistas con criterio, y tiene ganas. Le faltan picardías propias de la élite, pero eso es natural dada su condición de debutante en la categoría.

La segunda enseñanza (y para esta no hacía falta haber jugado dos partidos de Liga) es que el Atleti juega con mucha más soltura cuando Tiago está en el campo que cuando está en el banquillo. Los mejores minutos los jugó el equipo frente al Real Madrid en el partido de vuelta de la Supercopa de España. Tiago hizo un gran partido. Sin el portugués en el centro del campo el Atleti ha estado muy escaso de circulación de balón y de orden.

Tercera enseñanza: los nuevos delanteros del equipo deben aportar más. Tando Mandzukic, como Griezmann, como Raúl Jiménez (al que buena parte de la grada apoda "El vikingo" por sus coqueteos con el vecino de enfrente) se tienen que implicar de una forma más efectiva. Aún se echa de menos a Diego Costa, y no conviene que sea así.

Cuarta enseñanza, que es más bien una duda: ¿se nota que Simeone no esté en la banda para motivar a los jugadores? Tanto ante el Rayo como ante el Eibar ha parecido que sí.

Con estos elementos, el Atleti ha sabido aprovechar sus bien aprendidas dotes para el juego de pelota parada: un córner y una falta han resuelto el partido. Eso puede servir ante rivales débiles, como el Eibar, pero a lo largo de la Liga, de la Copa y de la Champions hará falta bastante más.

Por suerte esto no ha hecho más que empezar. Tiempo al tiempo.

Síguenos en Twitter: @somosatleti