12 ene. 2014

Cuando el Barça reconoce que "no perder en el Calderón es un buen resultado"

Arda Turán, el mejor del partido. Foto:www.clubatleticodemadrid.com
Por Vicente Vallés.
Terminado el partido, Simeone reflejó la realidad con dos frases. Primera: "Damos la pelea con una diferencia de 400 millones de euros de presupuesto". Segunda: "los dos equipos nos respetamos, y esto no es un tema menor". La primera respuesta era tan irónica como cierta. La segunda llevaba carga de profundidad para la cantidad de catedráticos del fútbol que llevan desde agosto dando por seguro que el Atleti se desfondará en el siguiente partido. Y así llevamos una vuelta entera. Que el Atleti respete al Barça tiene lógica de manual. Que el Barça, y el Madrid, y los demás equipos de la Liga respeten al Atleti es una novedad. Gerard Piqué lo sentenciaba: "No perder en el Calderón es un buen resultado".


 
La primera vuelta de la Liga demuestra que, a fecha 12 de enero de 2014, el Atleti no es peor que el Barcelona, que sí es mejor que el Real Madrid, y que es mucho mejor que todos los demás. Demuestra también, que un entrenador fabuloso, como Diego Simeone, es capaz de convertir en muy buenos a futbolistas que sólo son buenos, y hacer con ellos un equipazo.

Simeone planteó ante el Barça más que un partido de fútbol, una partida de ajedrez. Movía las piezas para anular las del rival, antes de atacarle por todos los flancos. La demostración del buen efecto de la táctica lo desvela un dato: el Barcelona tardó 32 minutos en rematar a puerta por primera vez. Fue un cabezazo de Pedro que ni siquiera cogió portería. Treinta y dos minutos. Y acabó el primer tiempo sin que lo volvieran a conseguir Que alguien se ponga a bucear en el archivo para averiguar cuándo fue la última vez que el Barça necesitó más de media hora de fútbol para acercarse a la portería rival.


 
Fue también el partido de Arda. Esperábamos una actuación así desde hace tiempo. Ayer, el turco mágico salió de la chistera dispuesto a demostrar que él no es peor futbolista que ninguno de los del Barcelona. Y Arda se sobró.

El Barcelona se pasó los 90 minutos intentando frenar el ritmo del partido, y el Atleti intentado acelerarlo. El equipo de Martino echó mano de artimañas, simulando lesiones cada vez que el Atleti llevaba un rato con el control de la pelota, protestando cada faltita... Y cuando la pelota la tenía el Barça, el sistema defensivo del Atleti echaba siete llaves: líneas juntas, jugadores disciplinados, y Tiago y Gabi, imperiales en la recuperación.


 

El Atleti de Simeone llega a la mitad del campeonato coliderando la tabla con 50 puntos ("medianamente bien", dijó el Cholo con mucha retranca), con el Real Madrid por detrás, y dando sensación de que será un equipo para el recuerdo. Al Real Madrid de Ronaldo ya se le han ganado dos partidos seguidos (final de Copa y partido de Liga, ambos en el Barnabéu) y el Barcelona de Messi y Neymar no ha podido ganarnos en tres partidos (los dos de Supercopa y el de Liga). Se siguen aceptando apuestas sobre cuánto va a aguantar el Atleti. Se advierte que a algún 'espabilao' ya se le ha pasado el arroz.

 

Síguenos en Twitter: @somosatleti