20 oct. 2013

Primera derrota, amargo centenario

No marcaron nuestros delanteros. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
No se le dan bien al Atleti las celebraciones y el resultado de hoy, si bien ha sido la muestra de lo sucedido en el terreno de juego, no ha sido justo con el hombre que cumplía cien históricos partidos en el banquillo rojiblanco. Con el 1 a 0, con la primera derrota en lo que va de temporada, al Atleti se le escapa alcanzar un record: el de las primera nueve jornadas ganadas, en poder del Real Madrid; y lo que es más importante, se nos escapa un liderato que estaba a nuestro alcance tras el empate del Barcelona en Pamplona. El Atlético se queda a un punto del Barça y ve acercarse al Real Madrid.

El parón de selecciones no le ha venido bien al Atleti. Tenemos internacionales como un grande pero nos falta algo de fondo. Simeone tuvo que dejar a Arda Tuán en el banquillo, algo tocado tras jugar con Turquía y además no contaba con el lesionado Miranda. Como sustituto del brasileño se estrenaba Alderweireld, que jugó con la clara consigna de no complicarse la vida. Estuvo correcto y participativo aunque tuvo algún error de marcaje, incluido el del gol. A Villa aún se le espera.

Pero aunque estos factores influyeran, la verdadera razón de la derrota la encontramos en el otro lado. Por primera vez un equipo ha planteado un escenario que el Atlético no ha sido capaz de desmontar por ninguna vía. Aguirre acudió a la intensidad y la presión como se esperaba, pero supo mantener cerrados los espacios cuando ésta hubo de decaer con el paso del tiempo. El Atleti no fue capaz de encontrarse cómodo en ningún momento del partido aunque tuviera sus ocasiones

Espanyol y Atleti bloquearon el centro del campo durante los primeros 25 minutos, en los que el equipo perico llevó más la iniciativa aunque sin peligro para la portería de Curtois. A partir de ese momento los de Aguirre cedieron metros para dejar más posesión al Atlético. Los pases laterales a Diego Costa y las jugadas a balón parado fueron las opciones más claras del equipo colchonero. Un pase del hispano-brasileño sobre Koke acabó en el palo, en la mejor oportunidad de esta primera parte.

El Espanyol comenzó el segundo período mucho más enchufado. Una clara oportunidad en el minuto 6 precedió al gol en propia puerta de Curtois. Pura mala suerte pero efecto del asedio españolista. La ausencia de Arda Turán era clamorosa. Salió por Raúl García, con poca presencia durante el partido, y poco después Adrián por Gabi. Simeone dejaba claro que iba a arriesgar por conseguir la victoria. Costa tuvo el empate en el 23 con un disparo cruzado pero el Espanyol no pasaba grandes apuros y esperaba a la contra. A la desesperada, Cebolla Rodríguez salió por Mario, pero estos agresivos cambios apenas tuvieron efecto contra la red defensiva que tejió Aguirre, perfectamente asentada en su campo. El segundo gol perico pareció en muchos momentos más cercana que la remontada.

Al final el partido se escapó. No hubo gol de última hora, ni solución a balón parado ni ninguna otra de las suertes que nos han dado tantas alegrías. Llegó la primera derrota y el momento de aplicar la medicina psicológica correspondiente. No hay tiempo para lamentaciones porque el martes nos despierta la Champions.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.