27 feb. 2013

Una tuneladora rojiblanca en la final


La final, el partido de Diego y Falcao
El #Atleti es como una tuneladora: avanza y avanza, sin pausa, con fuerza, con una determinación propia de maquinaria pesada. No es fácil conseguir esa solvencia. Simeone lo ha conseguido. No es algo nuevo. Pasa desde hace un año, pero está bien que lo recordemos, porque hemos vivido tiempos mucho peores.

El Sevilla es rock duro. A veces, incluso juega bien. Pero lo haga bien o lo haga mal, siempre es como andar descalzo por un pedregal: es difícil salir de allí sin rasguños. Por eso tiene mucho mérito lo que ha conseguido el Atleti. Aguantar la intensidad y soportar la pierna erguida de los sevillistas es mucho aguantar.

Estamos en la tercera final en dos temporadas, y ocupamos sólidamente la segunda plaza de la Liga. Son palabras mayores. Y no hay un solo regalo en nada de esto. Se ha conseguido con trabajo, clase, juego y un esfuerzo sólo al alcance de un hombre como el Cholo. No hemos vuelto a ser grandes. Somos lo que siempre hemos sido: grandes, aunque a veces hayamos hecho poco honor a la camiseta rojiblanca. No es el caso de estos últimos tiempos.

Desde Quique Sánchez Flores (con su propio estilo), a Simeone, el Atleti está donde siempre debe estar.

Ahora nos espera el Real Madrid. Una final es la ocasión para romper maleficios. Animemos al equipo a que revise el vídeo de la final de Copa de 1992 en el Bernabéu, con goles de Schuster y Futre. Es el turno de Falcao, Diego Costa y sus compañeros. A por ello...


Síguenos en Twitter:
@somosatleti
@vicentevallestv