17 feb. 2013

Buen resultado, poco juego



Necesitaba el @Atleti un resultado como el de Valladolid. Y no sólo por los puntos, que por supuesto, sino por recuperar la sensación de ganar fuera del Calderón. No se puede ser un grande sólo en casa. Además, era imprescindible romper la inercia de las derrotas, en la que parecíamos haber caído en los últimos partidos. Esta es la buena noticia. Pero hay motivos de preocupación, que no desaparecen gracias a lo tres puntos.

Hace ya algún tiempo que el Atleti ha perdido el toque de cierta inspiración que tenía desde el arranque de la temporada; ese extra de buen juego que se añadía a la presión y a la intensidad. Esos dos elementos (presión e intensidad) han decaído bastante, en comparación con meses atrás. Pero lo más importante es que el extra de buen juego casi ha desaparecido, y eso se ha traducido en los resultados adversos de las últimas semanas.

El Atleti ha entrado en una fase de juego simplón, de patadones sin rumbo desde la defensa, de barullos en cualquier esquina. Falta un movimiento más aseado del balón; un poco más de toque al pie del compañero; de desmarque en ataque; de circulación con sentido. Sin Diego Ribas, Arda debería asumir ese rol, pero hace tiempo que no lo cumple como se espera de él.

El resumen de todo esto es que nos falta calidad. Cuando todos los jugadores estaban en su mejor versión, durante la primera parte de la temporada, esa carencia se disimulaba. Ahora que estamos en una fase menos resuelta, la escasez se nos presenta en toda su intensidad. Gabi aporta mucho al equipo, pero más en lo físico y en lo anímico que en otros aspectos. Tiago y Mario tienen días pero, por lo común, no ofrecen mucho más. Cuando eso ocurre, Falcao tienden a alejarse diez metros más de la portería, porque apenas le llega la pelota, y en esa zona es mucho menos peligroso.

Es razonable pensar que no podemos estar igual de bien durante toda la temporada. Pero estamos en un momento clave: podemos asentarnos o caernos de la cabeza de la Liga. Podemos ser finalistas de la Copa o perder toda opción de ganarla. Y, salvo sorpresa mayúscula, la Europa League puede ya ser historia. Es hora de recuperar al Atleti del otoño pasado. Confiemos en que el 0-3 de Valladolid sea el inicio de esa recuperación.

Síguenos en Twitter: @somosatleti @vicentevallestv