4 nov. 2012

A por la próxima racha

Falcao sangra tras el penalti cometido sobre él
Foto: Facebook Club Atlético de Madrid
#Atleti Hoy el Valencia ha dado satisfacción a todos aquellos que llevaban unas cuantas jornadas esperando que el Atletico de Madrid pinchara. Con el resultado en la mano ya tienen el dato que les faltaba para argumentar que este Atleti no está a la altura que se decía, que es una burbuja inflada por los periodistas, la buena suerte, y una cierta dosis de buen hacer de su entrenador.
Los que hemos visto el partido, sin embargo, no hemos observado un Atlético distinto al de otros días, ni motivos para dudar de la actitud de los jugadores. Mantendremos la certeza de que este equipo, si sigue en esta línea de juego e intensidad, estará arriba al final de la temporada. La primera derrota, esa que algún día tenía que llegar, no ha venido en un partido que hayamos jugado peor que el rival. Hasta el golazo de Soldado ambos equipos han mostrado bastante igualdad. A partir del gol, y sobre todo en la segunda parte, el dominio ha sido del Atlético.
El Valencia ha aprovechado su oportunidad en la primera parte y ha cerrado el partido con el gol de Valdez cuando el Atleti ya estaba completamente volcado en campo contrario. No hay nada que discutir a su victoria, pero que nadie piense que el Atleti no estuvo a la altura. No se tuvo el acierto suficiente ante el área rival, ni funcionó como hubiésemos querido el centro del campo inicial. Emre y Tiago no generaron el juego fluido que Gabi y Mario despliegan en las grandes ocasiones, y a lo mejor este partido debía de haber sido considerado una de esas grandes ocasiones. Los cambios en la segunda parte mejoraron bastante la cosa. Arda participó mucho más en el juego y creó más peligro con una posición más centrada que condenado al extremo. A destacar la notable mejora que se le empieza a observar a Adrián.
Pero tampoco podemos olvidar que no nos dejaron probar desde el punto de penalti cuando tocaba. El árbitro Teixeira Vitienes hizo un buen partido en líneas generales. Aplicó el reglamento escrupulosamente cuando se trataba de sacar tarjeta en cada salto con los brazos por delante. Así acabó expulsado Ricardo Costa, pero así también vieron tarjeta otros cuantos jugadores, Falcao o Tiago incluidos. También aplicó el reglamento como les han exigido este año con la expulsión de Pellegrino por sus protestas. No es culpa del árbitro que la norma sea absurda. Lo que no sé es si hay alguna norma que impida pitar penaltis a Falcao cuando se le agarra descaradamente durante 20 segundos seguidos, se le derriba y se le pisotea la cabeza. Eso no sé dónde lo pone. Tampoco cuando en la segunda parte le agarran del brazo con las dos manos para impedirle avanzar hacia un balón dentro del área. No se trata, en ninguno de los dos casos, de la típica jugada de área en la que se produce un pequeño contacto y se dejan caer, de esas que hay cien en cada partido. Han sido dos claros penaltis, dos agarrones descomunales que no han pitado a uno de los mejores cabeceadores del campeonato, seguramente la única manera que hay de impedir que remate a gol. Conviene que Teixeira explique por qué para unas cosas aplica el reglamento de forma tan ajustada y para otras cosas no. Por cierto que el primer agarrón a Falcao, el más evidente, se produce justo antes del gol de Soldado.
Más allá de eso, que errores arbitrales ha habido en todos los partidos y alguno a nuestro favor, no creo que haya motivo de preocupación. La derrota iba a llegar pero ha llegado sin humillación alguna. No va a hacer falta mucha psicología para levantar al equipo. El próximo partido en el Calderón toca aplaudir a rabiar a los jugadores cuando salgan. Estamos con ellos porque ahora toca empezar la siguiente racha de victorias.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de Jose Vallés.