5 oct. 2012

Y cuando no, la estrategia

Cebolla Rodríguez , autor del gol. Foto: Club Atlético de Madrid
El Viktoria se le ha atragantado al #Atleti. Los checos han planteado un entramado defensivo muy digno, demasiado al parecer para el equipo lleno de rotaciones que ha puesto Simeone. El argentino afronta la competición europea bajo una doble premisa que nadie discute:
   1.- No sacrificar, pase lo que pase, el esfuerzo de los mejores jugadores ante equipos menores (al menos en la fase de clasificación), porque la prioridad absoluta este año es la Liga.
   2.- Aprovechar estos partidos para dar minutos a los menos habituales, mantenerlos activos, implicados y en buen estado de forma para cuando sean requeridos para ocupar un papel más protagonista.
Contra el Hapoel todo fue estupendo, las rotaciones funcionaron, el equipo se acopló y superó sin problemas a un débil rival, pero en el Calderón los checos, que han demostrado ser mucho más equipo que los isrelíes, han tomado nota y no lo han puesto fácil. Nuestro equipo B ha flaqueado en todas las líneas y las buenas impresiones que dieron algunos de los jugadores que tuvieron sus primeros minutos en Tel Aviv se han trasformado en dudas. Kader ha estado flojo en la banda, sobre todo en ataque, impreciso en los pases. Emre no ha sido capaz de hacerse con el control del centro del campo y dos errores suyos casi cuestan dos goles. Pese al golazo final, Cebolla Rodríguez no ha sido el puñal que suele cuando sale en las segundas partes. Adrián y Diego Costa no han aparecido en todo el partido. Sólo Koke y Gabi han sostenido al equipo durante la mayor parte del partido hasta que se han producido los positivos cambios que ha realizado Simeone y que han permitido el arreón final del último cuarto de hora.
Son partidos aburridos, de trámite a la espera de pasar el ecuador de la competición cuando se empieza a oler a final. Cuesta más motivar al equipo si en las gradas apenas hay 20.000 personas. A la afición y al club se le empieza a quedar pequeña la Europa League. Todas las mentes miran al Málaga y, de reojo, al Barça-Madrid que, esta vez sí, nos importa y mucho porque al menos de momento estamos jugando en su misma liga.
Aun así, sin hacer el mejor partido, sin la mitad de la gente en la grada, con todo el mundo pensando en el domingo, va y tenemos la suerte de los campeones en el minuto 93. Pero cuidado, es suerte de la que se busca y se trabaja. Hace años que no tenemos un entrenador que prepara tantas jugadas de estrategia. Como todo el mundo sabe, casi nunca salen bien. Pues esta ha salido. Cuando nada funcionaba, funcionó la estrategia. Este Atleti sigue demostrando que es un equipo con potentes recursos.
Y, por cierto, van quince victorias en Europa. Seguimos haciendo historia...

Lo comentamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés