12 abr. 2012

¿Por qué nunca ganamos al Real Madrid?

#Atleti Es una pregunta que ya viene a convertirse en clásica, en algo tan nuestro como aquél "Papá, ¿por qué somos del Atleti?". Y lo peor es que la respuesta es la misma: un extraño misterio que se responde levantando resignado los hombros; porque si hubiera una explicación científica podríamos buscar la solución pero desgraciadamente no es el caso.

Se argumenta que el Real Madrid es un equipo superior, con mejores jugadores y mayor presupuesto. Y es verdad, pero eso solo explica que en estos doce años haya una enorme diferencia en títulos, en juego, en prestigio y en victorias no que nunca hayamos ganado un partido. En este tiempo el Madrid ha perdido muchos partidos contra equipos inferiores, muy inferiores, al Atlético de Madrid.

Hemos competido contra ellos en Liga y Copa, les hemos recibido y visitado en racha y optimistas, hundidos y pesimistas, con presión y sin presión. Y a su vez ellos han disputado derbis jugándose la vida y no jugándose nada, con buen o mal ambiente, con motivación y sin ella. Todo ha dado igual. Es imposible tratar de buscar una combinación de estados de ánimo, estilo de juego y situación en la clasificación que no se haya dado ya. Y eso cuando no ha aparecido un árbitro para acabar de solucionar el problema si apuntaba a victoria colchonera (que no fue el caso de ayer).

¿Se trata de una cuestión psicológica?¿Tienen los nuestros un miedo intrínseco a este partido? Resulta tentador acogerse a esta explicación antes de embarcarse en terrenos paranormales pero no es tan sencillo. Como aficionado llevo sufriendo este martirio estos doce años, 24 derbis ligueros más unos pocos más coperos. Se dice pronto, ¡joder! Pero los jugadores no. Varios de ellos apenas han jugado dos de estos encuentros. Los más viejos saben lo que es ganar al Barça, un equipo que es todavía mejor. El componente especial de angustia que tiene perder este partido para el aficionado atlético no creo que lo tenga en igual medida un jugador extranjero por mucho que lleve en el equipo. Son profesionales y el fútbol ha cambiado. Salvo dos o tres (y me estoy pasando), en el césped ningún jugador siente los colores la mitad que en la grada.
Pero sí es verdad que la prensa y la propia afición ayudamos a generar un ambiente especial antes de cada derbi que hace sentir al equipo y al rival la importancia histórica del mismo y con ello los años que llevamos sin ganarlo. Somos conscientes de la losa que eso supone y tratamos de ayudar como club y como afición de forma especial y quizá equivocada. El club preparó una absurda e innecesaria coreografía previa a capella del himno que, por supuesto, no salió todo lo bien que se esperaba porque la grada lleva años cantándolo a su manera y en el tono y el tempo propio que impone la masa. El Frente Atleti saca todos los años un enorme tifo que el resultado acaba por desmentir porque nadie caza ningún fantasma en el Calderón ("Los cazafantasmas" se titulaba el tifo de este año en referencia a Mourinho, Florentino y Cristiano Ronaldo). Los jugadores sienten por un lado que están ante una oportunidad histórica de romper una especie de maleficio pero, por otro, saben que si pierden su responsabilidad se diluye entre la de los otros 101 jugadores del Atleti que también fueron incapaces de lograr una victoria antes. Cada año que se pierde aumenta el número de jugadores derrotados y la losa pesa un poco más.

Me pregunto si se da la paradoja de que cuanto más motivamos al Atleti más motivamos al Real Madrid; si cuanto más recordamos la importancia histórica de este partido más difícil es que el rival se relaje. Ayer el Atleti salió sin complejos, empezó haciendo un buen partido (también pasó así en el Bernabéu con Gregorio Manzano y otras muchas veces antes), pero cuando el Real Madrid necesitó ganar fue un vendaval imparable. El Valencia lo contuvo hace una semana por un milagro llamado Guaita que solo le valió para empatar, y los milagros solo ocurren muy de cuando en cuando.

Cualquiera de estos días El Real Madrid perderá un partido en Gijón, en Zaragoza, en Getafe, o cualquier otro estadio supuestamente menor y nos preguntaremos por qué ahí sí y aquí no. A lo mejor la respuesta es simplemente que en esos campos ellos nunca esperan caer, ni les reciben con las ganas que les tenemos aquí. En cambio, en cada Madrid-Atleti o Atleti-Madrid, por muchos años sin ganar que hayan pasado, siempre se genera un ambiente de "esta vez sí" que paradójicamente saca lo mejor de nuestro eterno rival, el instinto asesino del que nosotros carecemos, ese "algo más" que acompaña a los equipos ganadores aunque no se muestren superiores en el campo, aquello que hacía ganar a la selección Alemana sí o sí tantos y tantos años.

Lo peor de todo es que el día que el Real Madrid se enfrente al Atleti y sienta que se está enfrentando a un equipo como el Getafe o el Sporting, ese día ya no merecerá la pena ganar al Real Madrid.

Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti y en el de José Vallés.