5 abr. 2012

Semifinalistas europeos, que se dice pronto


No es que esto sea nuevo para nosotros. Hemos tenido la suerte de vivirlo y de disfrutarlo hace bien poco. Pero tampoco estamos tan acostumbrados. Y conviene decirlo en alto, porque nos los merecemos: el #Atleti, nuestro Atleti, es semifinalista europeo. Y (no es por molestar) no hemos tenido que eliminar a un equipo que viene de Chipre, precisamente. El Hannover no es el mejor equipo alemán, pero es un equipo alemán, después de todo. Y llevaba mucho tiempo sin perder en casa... hasta que llegó el Atleti.

No sé si será una decisión deliberada de Simeone, o será el resultado de nuestras limitaciones físicas a estas alturas de la temporada, pero llevamos varios partidos jugando sólo un tiempo; el otro lo dejamos pasar, lo trotamos, lo manoseamos despacito, como para no cansarnos. Luego llega el segundo periodo y el equipo tiene la pelota, la toca, domina y marca. ¡Y, cómo marca!

El gol de Adrián ha sido de gourmet. No es cualquier cosa lo que ha hecho. No le servirá para ir a la selección absoluta, porque ese territorio, por lo que parece, está prohibido para cualquier atlético. Pero Adrián, con sus desapariciones temporales del juego, es un futbolista distinto. Es un inventor, en un juego en el que los inventores convierten un equipo bueno en un equipo muy bueno.

Y luego, Falcao, que pocas veces acepta irse a la ducha sin haber marcado. Con ellos, la dirección de Diego, el control de Tiago y Mario, y la solidez defensiva...

Simeone dijo que teníamos que jugar el partido que nos convenía. Y se ha hecho. Estamos en una semifinal europea, que nadie ignore lo que eso supone. Ahora nos veremos con el Valencia. Va a ser una gran eliminatoria. Nos conocemos demasiado bien como para sorprendernos. Habrá que intentarlo. Estamos en ello.

Pero antes, otra cita en Valencia el domingo. Ganar al Levante es la única opción. Ha llegado la hora de darlo todo y más. El Cholo sabe como conseguirlo. Suerte, míster. Suerte, Atleti.

Te escuchamos en el twitter de SomosAtleti y en el de Vicente Vallés.