15 abr. 2012

Tres puntos poco alentadores

Superado el partido contra el Real Madrid con el ridículo de costumbre, el #Atleti se ha plantado en Vallecas con algunos cambios en la alineación, pero con el mismo sonsonete de los últimos partidos de Liga fuera de casa: poco ruido y pocas nueces. Hemos entrado en una fase de juego casi pasota. Damos una sensación poco agradable de eso que José Mota llama "cansinismo"; como si estuviéramos en modo "ni me va ni me viene".

Es mala cosa, porque nos va mucho. Quizá algunos de los jugadores (los que podemos calificar de estrellas del equipo) no tengan mucho problema, porque si el Atleti no llega a Europa ellos pueden irse con su música a otra parte. Pero los demás nos quedamos aquí, con la misma o peor música de lo habitual. Los que vamos a la grada del Calderón sí estaremos aquí la próxima temporada. Nosotros no fallamos nunca, ni nos cambiamos de equipo. Ni queremos hacerlo.

Los últimos partidos de Liga dan una extraña y peligrosa sensación de que el equipo ha apostado todo su capital (que no parece ser mucho, a estas alturas del año) a ganar la Europa League. Y es muy ilusionante, pero también muy arriesgado. No jugar en Europa la próxima temporada significa perder mucho dinero y, como consecuencia, vernos obligados a dejar ir a jugadores: a los mejores.

El panorama no es alentador, a pesar de los tres puntos ante el Rayo. Son tres puntos muy valiosos, pero se ha ganado sin que se note la superioridad que esperamos del Atleti. Ha sido un gol de contragolpe (por fin nos sale uno en condiciones), muy bien gestionado por Falcao, pero poco más. Lo mejor es haber interrumpido una insostenible sucesión de derrotas a domicilio. Pero sólo con una sucesión de victorias habrá opciones europeas. Eso, y lo que dé de sí la semifinal de la Europa League ante el Valencia. Esperemos que sea mucho.