26 dic. 2011

Un entrenador y un ministro para el Atleti

El #Atleti ha hecho dos fichajes esta semana pasada. Un entrenador, el Cholo Simeone, y un ministro, Luis de Guindos. El nuevo titular de la cartera de Economía es el único ministro del Atleti en un Ejecutivo plagado de madridistas, según informa AS (en esto el nuevo Gobierno también se ha querido diferenciar del anterior). Lástima que sólo el primero va a trabajar a nómina del club y que el segundo va a tener otras ocupaciones pero no está demostrado, como bien sabemos, que dedicar muchas horas al servicio exclusivo del Atleti acabe siendo precisamente productivo. En cambio a veces la simple cercanía al poder resulta más eficaz.

A Simeone lo conocemos todos en su faceta de futbolista pero como entrenador es una incógnita. Aunque sus experiencias en América son bastante exitosas en general y en su único paso por Europa (en el Catania italiano) cumplió con creces su objetivo, todavía le falta el doctorado europeo en un equipo importante, y ese se lo vamos a conceder (o no) nosotros. Cuenta con una serie de ventajas: conoce el club y lo quiere (dentro de lo que se pueden querer estas cosas, justo un poco por debajo de lo que se quiere el dinero); cuenta con el aval de la afición y contará con su paciencia; tiene el carácter ganador y el coraje que algunos jugadores del equipo demandan (Diego, Arda, Falcao, Domínguez) y que otros necesitan para rendir. Otra cosa es que pueda sobrevivir a las estructuras podridas del club y a sus dirigentes. A veces, muy pocas veces, pasa que sí.

Si no lo consigue será otro entrenador, quizás mágnífico entrenador, triturado por la máquina. Una máquina cada vez con menos margen de maniobra a causa de la deuda reconocida, entre 180 y 200 millones de euros (la extraoficial ya ni hablamos, 300 millones). Para eso necesitaríamos que el nuevo ministro nos echara una mano. Si se supone que va a ser capaz de recortar 16.500 millones del gasto de las Administraciones Públicas para cuadrar las cuentas estatales seguro que puede darnos una idea de cómo gestionar este club de una manera mínimamente eficiente. Él, que estuvo en Lehman Brothers justo antes de que estallara la crisis internacional, seguro que puede detectar si el club ha entrado ya en una espiral especulativa sin retorno o si la burbuja puede aún desinflarse sin necesidad de un traumático pinchazo. Un atlético de verdad no deja a su desvalido equipo a la intemperie. El Cholo ha venido para salvarnos, pero él solo no puede. Ministro, haga usted también algo. Es usted nuestro hombre en el Gobierno.

Te escuchamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.