2 oct. 2011

Empate en el campo de batalla


#Atleti Al Sevilla, el fútbol se le queda pequeño. Le gustan más las hazañas bélicas. Eso de tocar el balón y buscar el buen juego está bien, pero le hace falta más. El Sevilla no se sacia si el césped no se transforma en un cenagal, y todos los jugadores se ponen de barro hasta la frente. Les gusta dar un buen pase, y un gran remate, y una jugada al toque, porque el Sevilla tiene muy buenos futbolistas. Pero quieren más: unas cuantas patadas a destiempo, un empujón, la protesta continua al árbitro por cualquier cosa, un insulto.... Ahí, el Sevilla está en su elemento. Siempre mejor un campo de batalla, que un simple campo de fútbol. Y Undiano no ha tenido la sabiduría de evitarlo.

En esas circunstancias es difícil igualar al Sevilla. No hay equipo que disfrute más en ese hábitat. Igual que no se puede tocar el balón mejor que el Barcelona, ni fallar tantos goles como el Atleti.

Pero hay algo positivo en el empate ante el Sevilla: creo que otros años hubiéramos perdido este partido. Y, sin embargo, esta vez, hasta lo hemos sabido jugar, y hemos merecido ganar. El fútbol bélico y sin ley del Sevilla no nos ha puesto nerviosos, al contrario de temporadas anteriores. Lo que no hemos sabido es meter el gol que había que meter.

Un punto es peor que tres. Podemos jugar aún mejor y tenemos que hacerlo ya. Pero da la sensación de que el camino es el correcto. Lo que conviene es que lo recorramos cuanto antes, porque cuando las victorias se resisten, empiezan los nervios.