11 sept. 2011

En busca del gol perdido


#Atleti Segundo partido en el que el Atlético de Madrid no es capaz de marcar un solo gol. Además es el primero que se juega fuera de casa y el primero contra un rival de altura como es el Valencia. Hoy el equipo ha mostrado su verdadero nivel actual y la conclusión es que hay evidentes mejoras con respecto al año pasado pero que queda mucho por hacer. Los goles llegarán. Hay muchos jugadores nuevos en la plantilla y muchos cambios tácticos tras años jugando a lo mismo, o sea a nada.
 Falcao, la gran esperanza goleadora se ha estrenado discretamente. Que nadie espere más de él los días que no marque. Su fuerte son los goles y la lucha. Por tanto, si no hay goles solo queda lucha y eso es lo que se ha visto hoy de él. Ilusionantes han sido las intervenciones de Arda Turán y el debut de Diego. Un tío que hace un caño como el que le ha hecho a Jordi Alba sólo puede ser una gran noticia. Ambos tienen unas ganas tremendas de triunfar y eso es muy gratificante porque a diferencia de otros antiguos fichajes, éstos sí que tienen calidad.
 Miranda ha mejorado con el avance del partido, o mejor dicho, según el Valencia ha ido perdiendo velocidad. Todos los entrenadores se empeñan en introducir un cambio en la defensa al principio de cada campaña, y es el primero que luego tienen que reconsiderar. Perea, señores, es imprescindible en este equipo mientras no se demuestre lo contrario, y más en un partido como éste. Los primeros veinte minutos han sido un sufrimiento absoluto porque el Valencia es un equipo que vive del contraataque desde hace muchos años, y lo hace muy bien. En cambio nosotros estamos de estreno con tres medios de esos que se gustan con el balón y que dicen “vámonos pa’lante” con demasiada facilidad. Atrás dejan a Mario Suárez tirado como a una colilla y detrás de él a Miranda. Su velocidad comparada con la de Perea exaspera y eso contra velocípedos del tipo Piatti, Mathieu, Soldado, Pablo Hernández... ha sido todo un riesgo. Por cierto, adivinen quién marcaba a Soldado cuando nos ha metido el gol. Afortunadamente Curtois sigue demostrando ser la apuesta acertada en la portería.
Que no cunda el pánico porque este proyecto está naciendo aún; hay que asumirlo. Los goles tienen que llegar y los buenos, recién llegados, tienen que integrarse y ponerse en forma. Los árbitros, además, tienen  que pitar alguno de los penaltis que nos hacen, aunque no pongamos excusas porque a Piatti le anularon un gol legal. Por cierto, qué bueno es ese chico. Piatti no era tan caro y por alguna extraña razón el Atleti lo dejó escapar literalmente. Digo literalmente porque quien les escribe sabe a ciencia cierta que Piatti estuvo buscando activamente piso en Madrid convencido de que se venía al Atleti, y así se lo comunicó a sus familiares y amigos en Argentina un par de meses antes de terminar la pasada liga. ¿Qué pasó al final para que se fuera al Valencia?
Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti y en el twitter de José A Vallés