26 jun. 2011

Pasión de Alevines

#Atleti No les voy hablar de una telenovela sino de uno de esos típicos capítulos veraniegos que, contra pronóstico, comienzan a elevar la moral de los atléticos de cara a la nueva temporada. Esta vez no llega por los fichajes sino por los alevines del campeonato de Fútbol 7 que ayer vapulearon al Barça y antes lo hicieron con Zaragoza y Valencia. No sé aún si ganarán el torneo pero da igual. Tenemos una pareja de hermanos que se llaman Obama a los que alguien ya bajará la cláusula en su momento. Son la bomba, pero lo mejor es que parece que no todos se han fijado en los bajitos que les han dado los pases y lo mismo esos nos duran algo más en el equipo. Viéndolos jugar he recordado una de las razones por las que yo sí renuevo. Y esto a su vez me ha hecho rememorar una de mis rutinas cada vez que llego al Calderón: me siento y veo las fotos de los chavales de la cantera en la revista Forza Atleti. Lo contaba hace un mes en el prólogo que amablemente me pidió José Antonio Lavado para su libro "Para volvernos a ir", de descarga gratuita si siguen el enlace (se lo recomiendo vivamente). El prólogo en cuestión es este:

"Realmente no hay tantas diferencias entre "el año que volvimos" y el año que devolvimos cada uno en nuestro vomitorio del estadio (metafóricamente hablando, claro) viendo cómo el equipo y sus dirigentes dilapidaban miserablemente la estela triunfal del año 2010. La diferencia más notable fue que por fin tuvimos ocasión de hacer una multitudinaria limpieza y puesta a punto al dios Neptuno, que luce desde entonces un envidiado porte europeo. Pero, por lo demás, nada ha cambiado en el día a día de un atlético, animal de costumbres, animal rutinario donde los haya tanto en las duras como en las maduras.

Estemos en año triunfal o no, de Champions o de Intertoto, juegue el equipo entero o juegue sólo Kun Agüero, subo cada domingo las escaleras del Calderón con la revista que te dan a la entrada en la mano. Es una de esas rutinas a las que me refiero. Como nuestro presente si es bueno dura poco, lo primero que hago al sentarme es ver en la revista las fotos que trae de los chavales de la cantera, los infantiles, los cadetes, los benjamines... Escudriño cada imagen buscando en ellos no un rasgo que delate su calidad futbolística, que es imposible, sino una muestra de carácter, de determinación, de voluntad de superación. Trato de encontrar cuál de esos pequeños proyectos de futbolista está llamado por el destino a tocar el alma de los atléticos en el futuro a falta, ay, de un presente al que agarrarse.

Yo mismo he traído al mundo un proyecto que nació justamente la temporada del año que volvimos, como si hubiera venido marcado por una leyenda épica grabada con una marca de nacimiento y desde entonces hordas de orcos madridistas lo buscaran para evitar que cumpliera la profecía de nuestro glorioso regreso. Tiene unos pocos meses menos que el hijo del Kun. Ya levanta los brazos cuando escucha el himno del Atleti y golpea al balón con los dos pies como Forlán (hay que diversificar los modelos). Yo soñaba con una demoledora y triunfal delantera formada por él y Benjamín Agüero Maradona pero ahora que el Kun se marcha... Bueno, ojo, el Kun se marcha porque nació en Argentina y es de Independiente, pero Benja nació en Madrid y del Atleti y ya sabemos que los del Atleti tenemos por rutina no dejar de serlo nunca."

Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti. También puedes seguir el twitter de José A. Vallés.