7 may. 2011

Y se lesionó Perea...

#Atleti Formo parte de los muchos que se fijan (cualquiera no lo hace) en los taquicárdicos fallos de Perea. Pero también formo parte, y en esto somos muchos menos, del grupo de atléticos que nos damos cuenta de cuánto se nota, para mal, cuando no está el colombiano en el campo. Hoy somos más en el grupo porque hemos visto todos que ha sido lesionarse Perea y caernos dos goles perfectamente evitables, más un tercero al final de partido. Tres groserías defensivas como las ha calificado Quique Sánchez Flores.

No quiero decir que con Perea en el terreno hubiéramos salvado este encuentro pero tenía mala conciencia al empezar este artículo porque el colombiano cumplió la pasada jornada 204 partidos de rojiblanco batiendo a Griffa como el extranjero que más veces ha vestido la elástica rojiblanca y este blog no ha tenido la deferencia de realizarle un post de homenaje. Para ser uno de los defensas más criticados de la historia no está mal esta histórica marca. Debe de ser por algo y creo que lo que ha ocurrido hoy sirve para darnos cuenta de que si tantos entrenadores no lo quitan de la titularidad ni que los pongan en un paredón es por algo. Principalmente porque no disponen de nada mejor, pero no sólo por eso.

Las groserías defensivas explican por qué hemos perdido el partido pero no por qué no hemos tenido ninguna posibilidad de ganarlo. Hoy ha quedado patente en el campo que el interés del Málaga por no descender es mucho mayor que el interés del Atleti por estar en Europa. Por lo menos lo que ha trascendido en el campo de ese interés respectivo es presión, intensidad y concentración extraordinaria por parte del Málaga frente a lentitud, imprecisión y desconcierto en el Atleti.

La pregunta es si estamos ante un simple tropiezo dentro de una trayectoria envidiable en los últimos partidos o si esta va a ser la tónica ante equipos como Rácing o Hércules, nuestros próximos rivales, que se juegan también la permanencia. Estos equipos van a jugar con la misma intensidad que el Málaga (esperemos que no con tanto acierto) por lo que más vale tomar nota.

Nota: No entiendo a los desmemoriados que cantan en el Calderón a un equipo rival “a segunda, a segunda”. Creía que la prepotencia era cosa de otros menos humildes. Me alegro de que la afición del Málaga pueda gritar “El Málaga es de Primera”, lástima que hoy fuera a nuestra costa.