25 may. 2011

El #Atleti no tiene quien le quiera

Kun Agüero ya no nos quiere, como antes nos dejó de querer, un poquito, Fernando Torres. Quique Sánchez Flores se marcha, enfermo de atletismo, pero se marcha. Sir Alex Ferguson ya nos ha confirmado que nuestra más joven promesa, De Gea, la joya de la corona encargada de suplir el hueco de los antes mencionados, nos dice bye, bye que aquí os quedáis. Con ellos es probable que se vayan, si hay ofertas, unos cuantos más, héroes del doblete europeo como Forlán, al que ya no queremos nosotros, o Raúl García, al que tampoco queremos pero al que hay que agradecer que siempre lo diera todo por el escudo sin un sólo mal gesto.
Es un final de ciclo brusco, abrupto, demoledor, porque no sólo se van los jugadores que ya lo dieron todo como Forlán, ni los que conseguimos amortizar aunque aún les quede mucha mecha como Kun, sino que se van jugadores como De Gea a los que hemos criado, formado y convertido en estrellas sin que hayan dejado prácticamente nada a cambio, un escaso año y medio de lucimiento no exento de las lagunas propias del aún principiante.
Pero si esto es malo no es lo peor. Todo fin de ciclo es el comienzo de uno nuevo, por qué no, ilusionante. Se supone que lloverán millones por Kun, Forlán, De Gea, aunque esto es cierto a medias. Lloverán millones a Hacienda y al Atleti a partes iguales y ya tenemos la experiencia de que no siempre sabemos aprovechar bien el dinero que nos queda. Seamos positivos, sí; se puede hacer un gran equipo, claro, pero hay tantos precedentes negativos... La última vez que hicimos un fichaje espectacular, sideral, adelantándonos a todos, era director deportivo del club Toni Muñoz. Él hizo el fichaje del Kun Agüero. Es de justicia admitir que el ok y el dinero se lo dieron Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo. Un clavo ardiendo para la esperanza, lo sé, pero es lo único que tenemos a estas horas.
Que teníamos habría que decir. Toni tampoco quiere ya al Atleti. Prefiere quedarse en el Getafe porque no le convence el proyecto que le ofrecen Gil y Cerezo. Dicen que a causa de la bicefalia, de los distintos criterios entre presidente y propietario que no garantizan nada bueno para el futuro. Kiko, el que iba a ser portavoz del club (o habría que llamarlo parapeto de la directiva) ha decidido que tampoco tiene cuajo para tamaña empresa.
Así las cosas, los únicos fijos de esta historia año tras año son la afición, que no manda nada ni tiene la culpa de lo que pasa por mucho que algunos se empeñen en cargar contra ella, y los dirigentes, que sí que mandan sobre el club e influyen demasiado sobre algunos medios. Así que si han llegado hasta este punto cambien el título del artículo. No es que nadie quiera al Atleti, es que nadie quiere a estos dirigentes. Kun no quiere a estos dirigentes, De Gea no quiere a estos dirigentes, Quique no quiere a estos dirigentes, Toni y Kiko tampoco quieren a estos dirigentes. La afición no quiere a estos dirigentes. Hasta Manolete (AS) ya no quiere a estos dirigentes. Por eso a la grada le gusta tanto cantar eso de "diles que se vayan", lo que pasa es que no sabe a quién dirigir el canto para que se haga realidad.
Mientras sigan ahí los aludidos y no haya otra alternativa la pregunta es si lo que se va a encontrar para llevar las riendas deportivas del equipo es a alguien competente de verdad o simplemente a alguien necesitado de trabajo. Me temo, aunque espero equivocarme, que llegue al cargo un director deportivo cuyo mayor mérito sea estar dispuesto a trabajar bajo cualquier condición de trabajo aunque no haya objetivos claros; alguien con el encargo de localizar un entrenador resignado a admitir jugadores que no sean de su elección, sino impuestos por los representantes de cabecera; jugadores para un equipo de objetivos menores.
El escenario se vuelve más dramático día a día. Es de agradecer que los que abandonan el barco se estén dando prisa en tirarse de él. Cuanto antes mejor; más claras estarán las cosas para cuando nos lleguen los abonos a casa; más pronto se podrá reaccionar para los más optimistas.
Un apunte sobre De Gea. Hace tiempo que me resisto a idealizar a los jugadores de club ni a condenar a los supuestos mercenarios. Con la salida de Torres murió definitivamente mi inocencia. Con este artículo dejo bien claro a quién considero máximos responsables de esta situación de desbandada. Pero a diferencia de Torres y de Kun, creo que De Gea no ha cumplido esa especie de trato no escrito entre afición y jugador según el cual uno se deja los cuernos unas temporadas, consigue el agradecimiento y el amor eterno de la grada y con él se gana el permiso para irse a hacer historia a otro sitio. Sí, ya sé que es un acuerdo que me acabo de inventar, pero seguro que lo conocemos todos. Yo entendí que Torres se fuera y que Kun lo haga ahora porque no teníamos derecho a arruinarles la carrera durante más temporadas, pero creo que De Gea tenía un poco más de tiempo. Le deseo lo mejor y que triunfe, pero ahora mismo no sé si quiero que vuelva. No se ha ganado mi cariño. No lo ha elegido. Está en su derecho, faltaría más.
Con este vídeo lo reciben ya en Manchester.


Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti, y el autor del artículo también en su twitter.