20 mar. 2011

Bajo la era de Iker Casillas

#Atleti La última vez que ganamos al Real Madrid, allá por 1999, jugaba de portero en el Real Madrid un tal Bizarri. Él se llevó los tres goles, dos de ellos de Hasselbaink, y al poco de comenzar la segunda parte fue expulsado por derribar a un jugador del Atleti que se iba solo a portería. Le sustituyó un muchacho que desde aquel partido nos ha amargado la vida durante más de una década. A Iker Casillas, el jovencito que salió en aquel partido, ya no le cayó ningún gol más. A partir de entonces el Atlético ha merecido ganar algunas veces al Real Madrid por juego y oportunidades, pero casi siempre nos hemos topado con Iker además de con otros protagonistas en teoría neutrales. Ha dicho Casillas que quizás el resultado fuera algo injusto y que algún día ganaremos. Encima es majo el chaval.
Ayer nos volvimos a encontrar con el muro de Iker y me temo que a este paso solo ganaremos al Real Madrid cuando Casillas no esté en el campo. Dramático, claro, porque aún le queda mucho por jugar. Pero los males del Atlético de Madrid en esta materia son muchos otros. Fundamentalmente que somos peores en todas las líneas. Podemos quejarnos de que la defensa atlética ha quedado en ridículo en los primeros diez minutos ante las paredes imposibles y las velocidades siderales de la delantera madridista, pero es que algunos jugadores del Real Madrid son imparables y ni la mejor defensa puede frenarlos siempre.
Tiago y Mario han estado bien pero Mourinho ha colocado a Lass con Khedira junto a Alonso en el centro del campo y eso ha sido devastador. Primero por la superioridad numérica en esa parte del campo tan delicada para nosotros. Y también porque tanto Lass como Alonso tienen bula arbitral para jugar sucio, a veces muy sucio, como comprueba Reyes cada derbi.
Kun se ha encontrado siempre con Casillas, y Forlán se ha vuelto a disipar. A pesar de que los últimos partidos se ha ido entonando la apuesta por Elías no ha sido acertada y eso era previsible. ¿Por qué? porque para ganar al Madrid el Atleti necesita hoy por hoy toda la intensidad, toda la concentración y toda la rapidez del mundo, y Elías es un brasileño aun inadaptado a esta liga al que le faltan revoluciones. Mucho mejor hubiera sido apostar en un partido como éste por un canterano probado e ilusionado como Koke ha demostrado en la segunda parte. Quique se ha dado cuenta pero ya era demasiado tarde.
Ayer acudí al partido con una videocámara dispuesto a grabar el ambiente, el antes y el después de un partido histórico, el que nos diera la primera victoria desde 1999. Lo seguiré haciendo cada vez que juguemos contra ellos pero me temo que, como hoy, seguiré dando al "delete" cuando regrese cabizbajo a casa. El Madrid puede perder con cualquier equipo de la liga española pero no con nosotros. Cualquier otro puede encontrar al Madrid un día empanado pero contra el Atleti los blancos salen concentrados, a tope. Se ve en las patadas de Xabi Alonso y en los gestos de Cristiano o Marcelo. Con los dos equipos enchufados ganan los de blanco.
Y si no ocurriera así ya se encargará el árbitro. Tantas quejas, tantos lloros y lamentos de Mourinho tienen su efecto y Texeira Vitienes es perfecto para arbitrar contra el Atleti. Ya lo ha demostrado en anteriores partidos como contra el Athletic. Ojo, que no hemos perdido por el árbitro, ni mucho menos, aunque clama al cielo con qué facilidad el Madrid puede machacar a Reyes con casi total impunidad en todos los partidos. Pero al margen de estos detalles lo cierto es que hemos sido impotentes, incluso en la segunda parte. No sé si será que ya me invade la resignación pero en ningún momento he visto capacidad para remontar el 2-0. Impasible en mi asiento he visto como el Calderón celebraba por todo lo alto el gol del Kun. Me alegro por él, que se lo ha merecido tras probar a Iker en varias ocasiones, pero solo ha servido para maquillar un resultado justo.
Y esto es lo que hay... otra vez más.
Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti
También puedes seguir el de José A. Vallés