28 nov. 2010

Ocasiones perdidas

#Atleti Los clásicos dicen que el Atleti es un equipo imprevisible, capaz de grandes éxitos y enormes fracasos. Hemos alcanzado tal virtuosismo en esta habilidad, que estamos en condiciones de ser exitosos y fracasados en el mismo partido. Y esa no es forma de triunfar.

Pero hay dos cosas en las que somos perfectamente previsibles: no enlazamos tres victorias seguidas, y cada vez que estamos a punto de hollar las cercanías de la cumbre en la clasificación caemos rodando ladera abajo. Lo que mejor hacemos es perder las ocasiones.

Ha vuelto a ocurrir contra el Español. Estábamos al borde de la Champions, y a una victoria de sumar nueve puntos seguidos. Ni lo uno ni lo otro. Mostramos debilidad, con un juego más gaseoso que sólido. Nuestras carencias no desaparecen, y nuestras bondades se muestran apenas por despiste. Los partidos del Atleti se desarrollan en espacios caóticos. Así, es una lotería ganar o perder. Y la lotería se gana pocas veces. Desconocemos el orden.

Pero hay un dato más preocupante y definitorio de lo que somos y, sobre todo, de lo que todavía no somos: volvemos a perder frente a un equipo de nuestra Liga. En esta primera vuelta nos han pasado por encima (además del Madrid y del Barcelona) el Villarreal, el Sevilla y el Español, y apenas hemos empatado en Valencia. Alguna conclusión habrá que sacar de esto, porque no puede ser casual.

Una nota sobre Quique. Ha cometido el error de ponerse a la altura de Luis García, un buen futbolista que, salvando las muchas distancias, tiene una actitud que le asemeja en algo a Mourinho: un entrenador muy exitoso, que siempre busca el límite... para saltárselo. Esa es su forma de vida (por eso está donde está), pero nunca ha sido la nuestra.

Sígueme en Twitter: vicentevallestv
Sigue el Twitter de Somos Atleti