10 dic. 2010

Carta abierta a Elías Mendes

#Atleti Querido Elías. Que abandonaras el Corinthias entre lágrimas es algo que gusta mucho por el Calderón. Aquí nos encantan los jugadores que lloran por su equipo y por su afición. El gigantón Hasselbaink lloró como un niño cuando descendimos a segunda y está en el pedestal de los santos atléticos. Fíjate también en Tiago. Lloró en la final de la Copa del Rey viendo a nuestra afición animar a los derrotados como si fueran vencedores y ahora tiene cuartelillo para hacer unos cuantos malos partidos sin que nadie le chiste. Aunque se le está acabando el crédito muchos jugadores del Atleti menos pasionales habrían matado por tener tantas oportunidades cuando eran abroncados a la mínima.


Sin embargo, amigo, tu tienes un problema. O varios, y voy a empezar por lo malo para acabar optimista este artículo. Tu mayor problema es fundamentalmente Cleber Santana. Su recuerdo. Nada más conocerse tu fichaje muchos atléticos desconfiaban abiertamente en los foros de Internet. De tí y sobre todo del que te ficha, García Pitarch. Cleber llegó al Atleti como la solución brasileira a nuestros males del centro del campo. Ya sabes, Brasil, Pelé, Dirceu, Alemao y, algo después, Clèber Santana.
Pues no solo no fue la solución de nuestros problemas sino que se sumó a los que ya teníamos. Así que cuando hemos oído que fichábamos a un brasileño prometedor primero pensamos: ¡qué bien, un brasileño, esos tipos que juegan al fútbol como nadie!. Cuando supimos que eras mediocampista soñamos: ¡por fin, un creador de juego, un hombre que mueva al equipo al ritmo de la samba brasileira!. Pero justito después nos acordamos de Cleber Santana (pobre hombre que no tiene la culpa de nada y lo hizo lo mejor que supo) y empezamos a desconfiar. Porque cuando lo fichamos a él pensamos lo mismo y no fue.
Te enfrentas a una afición que tiene tantas ganas de aplaudirte como poca paciencia para que te adaptes. Miedo me dan los comentarios de Luiz Pereira, tu descubridor, a los directivos del club. "tendrá que adaptarse"... Lo bueno para ti, eso sí, es que siempre podrás ser un jugador principal de cualquier otro equipo de la Liga española al que te cedan si no satisfaces a tu entrenador. Para eso sí funcionan nuestros fichajes.
Así que resulta que nada más enterarnos de tu contratación buscamos como locos referencias tuyas en Internet y lo primero que encontramos es a uno diciendo que no eres un organizador, sino un delantero reconvertido que juega detrás de los delanteros y se suma al ataque con potencia. Que recorres mucho campo aunque no eres robador. O sea, que no eres Xavi Hernandez ni Xabi Alonso, ni Schuster, ni nada de eso que con tanta necesidad esperamos. Luego otro dice que tampoco eres un sustituto de Jurado, ese jugador otrora criticado con malicia y al que hoy echamos de menos con hipócrita pasión. En definitiva que no tenemos muy claro donde juegas ni cómo juegas y encima vienes a un equipo donde, da igual el entrenador, nadie está dispuesto a jugar con un verso suelto deambulando por ese abismo que hay entre nuestro centro del campo y nuestra delantera. Que se lo digan al propio Jurado que se fue harto de sustituciones por la banda. Que se lo digan a esa promesa, Fran Mérida, obligado también a derrochar en la banda las pocas facultades que se le han visto cuando ha jugado detrás de los delanteros. No sé por qué parece que tienes posibilidades de que te reconviertan en pivote defensivo.
También hay cosas buenas que debes saber. Estamos tan necesitados, somos tan patéticos a veces en nuestro fútbol, que a poco que saques algo de tu chispa brasileña, a poco que le pongas huevos y un par de goles nos has ganado. Yo ya te imagino surtiendo de balones de gol a Kun y Forlán, y evitando que las correrías imposibles de Reyes sean nuestra única alternativa de juego. No hará falta ni que llores en las victorias o en las derrotas. Es verdad que los atléticos somos unos románticos. Somos más románticos que Larra, pero nos hemos suicidado ya tantas veces que aceptamos pulpo como animal de compañía. No hace falta ni que sientas los colores. Forlán no los siente pero le adoramos. El uruguayo es un mercenario del fútbol, pero es nuestro mercenario, el mejor mercenario que hemos tenido desde otro gran mercenario, el histórico Ben Barek. Tú puedes ser lo que quieras si nos sacas o al menos ayudas a sacarnos de nuestra miseria futbolística. Estamos un pelín desesperados. La UEFA casi podemos decir que se nos ha esfumado. La Copa es inalcanzable este año que no nos toca el Recre, ni el Celta, ni el Racing en el camino, sino el Espanyol, el Real Madrid, el Valencia... el Barça. Haznos de Champions y unos cuantos propondremos un homenaje similar al que Pantic recibe cada domingo en una esquina del Calderón.
También te diré que tienes en el equipo a una de las mejores delanteras. Es increíble, un imposible, casi un oxímoron, pero un jugador del Atleti ha sido bota de oro europeo y elegido mejor jugador del Mundial. El otro, que es todavía mejor futbolista, sigue jugando varios años después en este equipo desesperante pese a las millonarias ofertas que recibe un día sí y otro también. Esto significa que en este equipo se puede triunfar pese a todos los pesares.
No vendría mal que alguien te pasara estas reflexiones para que sepas a qué te enfrentas cuando debutes. Si ves caras de sospecha cuando entres al campo no temas. Diviértete (si puedes) y disfruta. Somos unos locos muy graciosos. Una familia encantada de reconciliarse consigo misma. Si triunfas todos lloraremos contigo de alegría.

Sigue el twitter de Somos Atleti
y también (si quieres) el twitter de José A. Vallés