24 oct. 2010

La prueba de los buenos

#Atleti Es como ese anuncio tan famoso del “algodón que no engaña”. La prueba que no nos engaña nunca es la de los mejores equipos de la Liga. No se nos dan mal del todo los equipos fáciles o semifáciles. Pero nos estrellamos demasiadas veces ante los buenos o semibuenos.

Nos falta un punto de calidad (más bien dos o tres), dos puntos de mentalidad, y tres puntos de intensidad. Esta es una de las obsesiones más repetidas en este blog, porque podemos no ser suficientemente buenos, pero no podemos correr menos que el contrario. Somos reincidentes en este pecado. El segundo gol del Villarreal es un buen ejemplo. Rossi ha peleado el balón a muchas revoluciones. Y los tres defensas del Atleti que querían impedir el tanto, directamente no tenían revoluciones.

También merece una reflexión el criterio de Quique de repartir los tiempos que cada jugador participa en los partidos. Es comprensible el objetivo de que los mejores no fundan su físico demasiado pronto. Pero no hay repuestos suficientes. El Madrid nunca prescinde de Ronaldo. El Barcelona nunca le ahorra esfuerzos a Messi.

No terminaré sin dedicar unas palabras al encargado de administrar justicia entre los dos equipos. Es seguro que se trató sólo de errores involuntarios, pero me resisto a no enumerarlos: algún derecho tenemos, aunque sólo sea el del pataleo. No pita un penalti (como poco, probable) en la primera jugada, porque es demasiado pronto para irritar a la afición local. No pita un penalti (claro) en el último segundo del primer tiempo para no irse al descanso con una bronca evitable. Y no pita un tercer penalti (evidente) en mitad de la segunda parte, seguramente para confirmar la verdad que encierra ese dicho tan español de que no hay dos sin tres. Tres errores contra el mismo equipo los tiene cualquiera.

Sígueme en Facebook y Twitter:

- Twitter: VicenteVallesTv

- Facebook: Vicente Vallés (página oficial)

- Twitter de SomosAtleti