25 oct. 2010

Quique, bienvenido al club

#Atleti Admiro a Quique. Me gustó la decisión de ficharle hace ya un año. Me hubiera gustado que lo hicieran antes. Me gusta su estilo. Me gusta la pasión que pone en su trabajo. Me gusta cómo demuestra sentirse bien con nosotros. Y me gustan sus decisiones arriesgadas y, a veces, incomprensibles. Me gustan sus sorpresas, aunque no siempre las entienda, ni siempre funcionen. Pero este año con dos títulos y tres finales sólo viene a constatar que se acertó con su fichaje. Quique es un grande, y es nuestro entrenador. Es una buena noticia.

Ahora, un año y muchos partidos después, Quique ha tenido tiempo de comprende dónde está. El Atleti no se parece en nada a los equipos por los que ha pasado. No es el Getafe, ni el Valencia, ni, mucho menos, es el Real Madrid en el que jugó. Al Madrid no le pasaban ni le pasan estas cosas. Y al Atleti no se le trata como a su vecino. No lo hacen las instituciones, ni las federaciones, ni determinados medios, ni otros clubes, ni los árbitros. Nadie nos hace reverencia. No lo pretendemos. Un poco de respeto bastaría.

Me ha enternecido escuchar a Quique decir que se le quitan "las ganas de seguir entrenando", que ha habido "factores que han impedido que el Atlético actuara con normalidad". La historia de nuestra vida...

Algunos, los que ya tenemos años suficientes, hemos caído en el desencanto mordaz y en el sarcasmo. Viendo el partido contra el Villarreal, cada penalti que no se pitaba me provocaba una sonrisa irónica, por repetitiva, pero nada más. Vivimos en un eterno deja vu (la sensación de que esto ya lo he vivido antes), lo que ha agotado mi capacidad para indignarme. Llevamos más de un siglo con el mismo sonsonete.

Por eso, un consejo para los que llegan de nuevas al Atleti sin haber sido antes del Atleti: dejad de mirar a los árbitros. Son una parte poco agradable de nuestro paisaje, pero no podemos jugar al fútbol sin ellos. Por cada favor que nos hacen tenemos tres décadas de castigo. Es así, siempre lo fue, y no cambiará. Dediquemos los esfuerzos a mejorar nuestro juego. Eso sí depende de nosotros.

Y, sobre la indignación con los árbitros, querido Quique: bienvenido al club.

Sígueme en Facebook y Twitter:

- Twitter: VicenteVallesTV