16 oct. 2010

El ejemplo de Arteche


#Atleti
Deben ser manías mías, pero tengo la inevitable sensación de que el Atleti es el equipo que siempre tiene más bajas. Entre lesiones, tarjetas, viajes y decisiones del técnico, pocas veces vemos al "equipo A", a los que todos queremos ver siempre, listos para empezar un partido. Pero, ya digo, deben ser cosas mías.

Ante el Getafe ha vuelto a ocurrir. El once titular parecía hecho por uno de esos trileros que trata de engañar a los bobos moviendo compulsivamente tres tacitas con una bola: Ujfa en el centro, Valera en el lugar de Ufja, Reyes de segundo delantero, Costa en vez de Forlán, y Fran Mérida empujado hacia la banda. Esto último, lo de Fran, no es tan inhabitual. Pero quizá no sea muy acertado. Este chico tiene algo, aunque todavía no sabemos qué ni en cuánta cantidad. Pero lo que tenga, lo tiene más bien por el centro que por la banda. Hoy se la ha visto más que otros días, pero sobre todo cuando escapaba del costado hacia el centro, con las ansias de un minero chileno en la jaula, camino de la libertad. Cuando Fran deambula por el centro descubre otros mundos por explorar, mucho más adaptados a sus capacidades, lleno de opciones para el buen toque de balón que parece tener. Pero quizá esto también sean manías mías.

Lo mejor es que, a pesar del sudoku de alineación que hemos tenido ante el Getafe, los tres puntos son nuestros, y sirven como homenaje al gran Juan Carlos Arteche. No nació atlético, pero se hizo, y de corazón. Siempre peleó por nuestro equipo con las opciones que le daba su talento, que eran limitadas. Pero Arteche las hizo grandes. Tuvo claro lo que sabía hacer bien y lo que no, y siempre optó por hacer aquello que sabía. Suficiente.

Arteche es un ejemplo para muchos futbolistas. No podemos imponer que un jugador al que fichamos se haga de repente más atlético que nosotros. No podemos exigir que quiera quedarse para siempre en el Calderón, si tiene ofertas mejores. Pero sí es obligado que mientras se vistan con la camiseta de rayas rojas y blancas peleen como Arteche, y pongan lo mejor de su talento al servicio del escudo que llevan en el pecho, como Arteche. Luego, si quieren irse, que se vayan.

Así ha ocurrido con un buen número de futbolistas, y seguirá ocurriendo. Pero aquellos que tengan la intención de buscar otro lugar, no deben olvidar que el Atleti y su afición merecen mucho.


NOTA: Puedes seguir a Vicente Vallés en Facebook y Twitter
- Twitter: VicenteVallesTV