30 sept. 2010

La batuta es de Tiago

#Atleti
Es raro ver a Quique cambiar a dos jugadores en el descanso, pero hoy estaba claro: el dúo Assunçao-Raúl García no podía con el centro del campo alemán, y Forlán, que el cielo nos ampare, parece atravesar el triángulo de las Bermudas futbolístico que lo convierte en un jugador vulgar cada principio de temporada.
La buena noticia de hoy es comprobar el efecto de esos cambios. Por televisión es posible que no se viera, pero nada más salir y durante cinco minutos, Tiago no ha parado de colocar y dar indicaciones a sus compañeros. Es salir el portugués y aparecer los huecos. Coge la batuta y los demás juegan. La salida de Fran Mérida entre líneas acabó por romper el orden defensivo del Bayer.
Hasta entonces Raúl lo intentó sin éxito. Está mejor que otros años pero no es capaz de cargar con el juego del equipo cuando se enfrenta a un equipo bien asentado y con superioridad en el centro del campo. La consecuencia es que el testigo en la dirección del juego lo recoge un voluntarioso Assunçao, superdotado en su ubicuidad pero limitado en creatividad. Aun así un diez para él partido tras partido.
El caso de Forlán es un misterio sin resolver. Comenzó como un tiro la temporada pero enseguida le ha llegado el bajón. Se nota en los fallos constantes en los pases, las pérdidas de balón y las escasas apariciones por el área. Sigue trabajando y dejándose la piel en el campo pero su esfuerzo no va a ningún sitio. Paciencia, esta vez ya sabemos que merece la pena esperar.
Una anécdota: en la primera parte Ujfalusi ha jugado en la banda justo donde se ha situado para hacer los comentarios la periodista Sara Carbonero. Estaban a muy pocos metros y habrá podido comprobar en directo la extraordinaria nobleza del checo . Estoy seguro de que a estas alturas se ha arrepentido de sus desafortunadas declaraciones sobre la intencionalidad de la entrada a Leo Messi.
Por cierto, qué bueno es Ujfalusi.