28 feb. 2010

Ahora, a por todas

Empiezo con tres apuntes del partido contra el Valencia:

- No hace tanto que, cada vez que expulsaban a un jugador contrario, el Atleti perdía el partido. Han cambiado las cosas, y para muy bien. Hemos llegado a no ganar partidos contra nueve. Hoy hemos sabido jugar contra once, contra diez y contra nueve. Brillante chicos.

- ... y Aguero metió el famoso gol del cojo... Así se llamaba en los viejos tiempo al gol que, por casualidad o no, metía un jugador que estaba medio lesionado, y al que no habían podido cambiar.

- Arbitrar es muy difícil. Pero que haya tres penaltis clarísimos y el árbitro no vea ninguno es aún más difícil.

Ahora, a por todas. Ya sé que casi no hay tiempo entre partido y partido. Sé que los choques de Liga se encadenan con los europeos... y suerte que la Copa ya no vuelve hasta mayo. Pero ha llegado el momento de hacer como los buenos mediocentros: cuando el juego va a toda velocidad, pisa la pelota y el tiempo se para durante un instante eterno para levantar la cabeza y mirar con frialdad al siguiente minuto.

Hagámoslo y reflexionemos. Estamos en la final de la Copa. Es increíble, pero cierto. Estamos en octavos de final de la Europa League. Es igual de increíble, pero igual de cierto. Nos falta dar un golpe definitivo en la Liga; el golpe que nos aleje del infierno en lo que queda de temporada. A partir de ahí, fuerza, pasión, intensidad, y a por todas. La Copa está disponible. Y Europa, a la que parecíamos haber renunciado tras la eliminación de la Champions, puede resultar ser algo de lo que no tengamos que prescindir.

Ha llegado la hora de estabilizar nuestro juego y nuestros resultados. No podemos aspirar a ganar todos los partidos. Ni siquiera los equipos más grandes pueden. Pero estamos jugando mejor, y eso se tiene que transformar en puntos. No podemos vivir por mucho más tiempo con la angustia de ver de cerca a los tres que están más abajo. Hay que huir, alejarse, escalar hacia la parte alta de la clasificación. Y hay que hacerlo ya. Y después, lo dicho: a por todas. Va siendo hora.

Vicente Vallés