27 sept. 2015

Ventajas e inconvenientes de las rotaciones

A la espera de Jackson
Tiene razón Simeone (como casi siempre) cuando asegura que el #Atleti necesita hacer rotaciones si queremos llegar al final de temporada en condiciones de competir con los dos superpoderes del fútbol mundial que la mala suerte ha querido que jueguen, precisamente, en la liga española. En las últimas temporadas hemos alcanzado los últimos partidos con jugadores lesionados y otros casi fundidos. Es difícil sostener un equipo al máximo nivel de exigencia física y mental durante nueve largos meses, con tres competiciones. Sí, rotar es necesario. Pero tiene contraindicaciones: cambiar el equipo constantemente no parece favorecer el establecimiento de las rutinas necesarias en el juego, ni las complicidades entre futbolistas.

En este arranque de la temporada es difícil que Simeone cambie menos de cuatro titulares de un partido para otro. Y, además, ha transformado su forma de gestionar los cambios. Hasta ahora su criterio, salvo excepciones, era no hacer la primera sustitución en un partido hasta el minuto 60, al menos. Ahora, lo habitual es cambiar a uno o dos jugadores en el descanso. Rotaciones sobre rotaciones.


60 millones en el banquillo


Con esta fórmula llegaremos más frescos al final del curso, pero hasta ahora se ha demostrado que tanto cambio de un partido a otro, y en cada partido con las sustituciones tempranas, ha generado un juego a menudo insulso, incluso los días en los que hemos ganado. Ni siquiera en las victorias hemos tenido un juego "redondo". Falta mucho para conseguirlo.

En Villarreal se han plasmado las carencias. Hay jugadores que aún no han dado el paso definitivo de asumir todas las responsabilidades que les corresponden. Tenemos unos 60 millones de euros (entre Jackson, Vietto y Carrasco) más tiempo en el banquillo o en la grada que en el césped. Y es así porque todavía no han dado la talla exigible. Quizá les falte alcanzar el mejor estado de forma. Pero por el camino, ya hemos perdido los dos partidos que hemos jugado con equipos que están en lo alto de la tabla: Barcelona y Villarreal (el Sevilla también es de "nuestra liga" y le hemos ganado pero, de momento, está en la parte baja de la clasificación). Es preocupante. En cuanto el grado de dificultad sube, el Atleti no da el tono necesario. Conviene alcanzarlo cuanto antes. Cada punto que se deja de ganar será una losa al final de la temporada.

Síguenos en Twitter: @somosatleti