23 sept. 2015

No sin Tiago

Tiago desatascó al equipo. Foto:Ángel Guitierez/clubatleticodemadrid.com

El resultado final puede llevar a engaño. El 2 a 0 ante el Getafe no fue el producto de un buen partido ni de un encuentro cómodo como se preveía. Sirvió, eso sí, para que Griezmann siguiera subiendo peldaños como líder indiscutible de este equipo siendo, de nuevo, el jugador más peligroso. Marcó otro doblete para su cuenta goleadora, de la que viven los delanteros que aspiran a la gloria. También sirvió, si seguimos buscando datos positivos, para constatar que Correa es una joya, un jugador que cuando sale al campo inventa cosas diferentes, sorprende y desestabiliza. En definitiva, hemos fichado a un jugador de esos que saca un "ohhh" de la grada con una frecuencia anormal y eso es gloria bendita. Definitivamente recuerda al Kun Agüero. Pocas conclusiones positivas más allá del resultado se pueden sacar. Parece que el Atleti disfruta esta temporada más fuera de casa que en el Calderón. Claro que Simeone utiliza el apoyo de nuestro feudo para hacer los experimentos que dejan al aire nuestras carencias. Una de ellas es que Tiago parece insustituible.




Se empiezan a acumular los partidos y el Cholo eligió el de Getafe para hacer rotaciones y probar a los nuevos. En la defensa Savic sustituyó a Giménez y cumplió sin problemas decidido a no complicarse la vida ante una delantera que tampoco provoca demasiados. En la izquierda Siqueira (por Filipe Luis) se los complicó el sólo desde el principio del partido ganándose una amarilla en una acción absurda que lo dejó colgando de la expulsión el resto del partido. No fue el Siqueira fiable de Turquía.

Pero los cambios más importantes fueron en la media. Saúl acompañó a Gabi en sustitución de Tiago con Óliver y Carrasco por delante. El belga estuvo nervioso e impreciso pese a que se intentó mucho el ataque por su banda. Lo suyo es estar muy pegado a la cal y le costó conectar con los delanteros. Óliver tampoco desplegó su mejor juego ante un equipo que si bien no crea muchos problemas arriba, si sabe posicionarse muy bien en el campo como todos los equipos de Escribá. Un error del canterano en un pase (las pérdidas de balón son su talón de Aquiles) casi provoca el empate del Getafe.



Aún así el mayor problema venía por Saúl, incapaz de hacerse valer en la posición de Tiago. La responsabilidad de ofrecer una salida a la presión sobre los defensas, tener la pausa necesaria y el control sobre los espacios para llevar el juego hasta el área rival, le vino demasiado grande. Con la salida de Tiago por Óliver, Saúl avanzó su posición casi a la media punta y ahí, sin tanta responsabilidad sobre sus hombros, tuvo sus mejores minutos. Es un jugador con clase, llegada y en crecimiento pero para otra posición. Con Tiago llegó el mejor Atleti, aunque al principio costó por la presión del Getafe y el temor a un posible empate. Sus galones los demostró con el magnífico pase a Jackson Martínez, que tras cesión a Griezmann supuso el segundo y definitivo gol en el minuto 90. Simeone es muy consciente de la importancia del portugués. En verano quiso un jugador experimentado que pudiera sustituirlo (se habló de Motta y en otras campañas de jugadores como Toulalan) y en pretemporada ha probado con Koke, sin que haya acabado de convencerle del todo. Con éste jugador lesionado, Saúl ha sido la solución de urgencia con un resultado que ha valido para el Getafe pero que no servirá para encuentros más exigentes.

Seguimos sumando de tres en tres mientras los nuevos se ponen a tono, que ya va tocando. La mejor noticia en este sentido es la chispa de Correa. Tenemos un crack en ciernes.

Conversamos en el Twitter de SomosAtleti