18 may. 2015

El #Atleti, a un punto del objetivo

Para algunos jugadores pudo ser su último partido en el Calderón

El #Atleti acaba la jornada a un punto de asegurar el pase directo a la Champions League gracias al pinchazo del Valencia ante el Celta, que no a sus méritos ante el Barcelona. El equipo llega al final de temporada otra vez fundido, igual que pasó la pasada temporada, sólo que sin tantos alicientes para sacar de dónde no hay. Ante Messi y compañía la actitud y las luces duraron los primeros 45 minutos y sólo a ratos, lo que es comprensible dado el rival al que nos enfrentamos. Pero lo visto en la segunda parte volvió a situarnos en una realidad dolorosa de aceptar. 


Cuando el físico no llega al 150%, la diferencia de calidad entre el Barcelona y el Atleti es de un abismo dañino para una afición que hace sólo un año celebraba el campeonato de Liga, el pase a la final de la Champions y, en justicia, aspira a que su equipo vaya creciendo en calidad y se equipare en este aspecto a los dos grandes. Estamos lejos de eso y no sólo porque Messi, jugador incontrolable y por encima de toda consideración, decida en un momento dado hacer una jugada increíble que desnivela el marcador. Todos los intentos de los rojiblancos por asustar al Barcelona una vez que fuimos por debajo fueron un chiste comparados con el dominio que impuso el Barça cuando tuvo espacios para maniobrar. Entonces se pudo ver dónde había magia, precisión y toque sin parar y dónde lo había sólo ocasionalmente entre pelotazos y pases al contrario.

No se trata de martirizarnos sino de ser conscientes de lo que hay y del camino que falta por recorrer. En los primeros compases del partido el Barcelona tuvo serias dificultades ante la presión alta del Atleti. Algunos contraataques derivados de la incapacidad del Barça de crear juego a través de la malla atlética propiciaron un par de buenas ocasiones de gol, en especial una de Giménez, que no entró por una magnífica intervención de Bravo. El Barça también tuvo más ocasiones para engordar su resultado. Un tiro al travesaño de Messi y una mano de Oblak a tiro de falta del argentino.

Visto lo visto, hay que estar satisfecho del papel que ha realizado el Atleti, que debe hacer el último esfuerzo para certificar la tercera plaza que da derecho al acceso directo a la Champions. A pesar de que los resultados de la jornada, salvo el del Valencia, no parecían favorables, en realidad no debería haber problemas para que el partido ante el Granada, que se juega el descenso, se resuelva con un aburrido y pactado empate que serviría a los dos en función de otros resultados. Al Atleti el punto le sirve sí o sí (siempre que el Valencia gane, si no también vale la derrota). Al Granada casi también, pero es el que está en mejor posición de los que luchan por evitar el descenso así que sus posibilidades de caer con un punto son mínimas. Deberá esperar a que no se produzca un cuádruple o triple empate con Eibar, Almería y Deportivo. Habrá que echar cuentas durante el partido pero se presume que se será un tostón de órdago con final feliz salvo que a alguno le de un ataque de integridad o justo de todo lo contrario.

A partir de ahí, habrá que buscar nuevos jugadores que aumenten la calidad de la plantilla. Jugadores con un perfil más "jugón", a ser posible. Para algunos puede haber sido su último partido en el Calderón como rojiblanco. Las cariñosas palmadas que le dieron sus compañeros en el banquillo a Mario Suárez tras ser sustituido sonaban a eso.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés