23 may. 2015

Fin de temporada: objetivo cumplido

Finaliza otra temporada de éxitos

La tercera plaza conseguida esta tarde consolida la estabilidad del club y es la base para seguir acercándonos a Real Madrid y Barcelona, pero que se haya conseguido en la última jornada con Valencia y Sevilla pisándonos los talones también demuestra que habrá que hacer las cosas muy bien a partir de ahora porque la competencia en esa lucha va a ser mayor que nunca. El Valencia consiguió la victoria al final del partido y tiene la Champions (y sus millones de ingreso) al alcance. El Sevilla se queda a las puertas pero tiene muy accesible el acceso a través de una victoria en la final de la Europa League. Dos rivales que con la inyección de dinero que supone la máxima competición continental y con el atractivo de participar en ella, se convierten, además, en dura competencia en el fichaje de esos jugadores que llevamos ya días disputándonos, al menos según los rumores de la prensa.

Lograr la ansiada tercera plaza que el Atleti merecía a todas luces tal como se ha desarrollado la temporada no se preveía difícil ante el Granada. El partido se presumía un auténtico tostón encaminado desde el principio al 0-0 como ya preveíamos en el artículo de la pasada semana. El Atleti sólo tenía que agarrarse al empate sin necesidad de arriesgar. No cometer errores y guardar la portería es una especialidad del #Atleti así que por parte de los madrileños, que hoy vestían de amarillo, el partido iba a ser muy previsible. El Granada, por su parte, también salía beneficiado de un empate con la mayoría de los resultados del resto de equipos del descenso pero pronto se vio que no. A los pocos minutos el Almería daba la sorpresa ante el Valencia y mandaba temporalmente al Granada a segunda división. Una situación que se repitió más adelante. El Granada vivió al filo de la navaja durante buena parte del encuentro y aún así en ningún momento hizo un amago serio de llevar peligro a la puerta de Oblak. Parecía temer una posible reacción del Atlético y prefirió confiar en que el Valencia hiciera su trabajo derrotando al Almería como sucedió al final.

Al final los resultados fueron dando la razón a la estrategia del Granada y los últimos minutos no hubo ni siquiera necesidad de disimular el pacto de caballeros que ya se fue viendo desde el principio del partido. Ni un tiro a puerta se recuerda, salvo uno de Koke desde demasiado lejos como para asustar a la afición granadina. Enhorabuena para el Granada que siempre trata bien a los nuestros.

Termina una temporada en el que se ha conseguido un título, la Supercopa de España, hemos estado entre los ocho mejores de Europa y nos hemos clasificado para la Champions. Se puede estar contentos, sin exagerar. Ahora toca mantener el nivel y subirlo poco a poco. Comienza otro verano de despedidas, rumores y bienvenidas. ¿Estáis preparados?

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés