22 mar. 2015

Victoria tranquila en Liga tras la batalla ante el Leverkusen

Giménez volvió a mostrarse imperial en defensa
Paz y tranquilidad. Tras la muy exigente batalla de Champions ante el Bayer Leverkusen (y con el empeño de la LFP de poner el partido de Liga el sábado, pudiendo jugar el domingo para disponer de un día más de descanso...), lo último que necesitaba el #Atleti era otro episodio "bélico". Las hazañas hay que espaciarlas en el tiempo. El Getafe nos ayudó a pasar las jornada sin contratiempos ni alteraciones.

Los partidos poschampions se pueden complicar. Los jugadores están cansados físicamente (sobre todo después de una prórroga), y afectados por el efecto psicológico postraumático de haber superado un reto difícil (con la tensión suplementaria de los penaltis). Puede producirse un peligroso bajón anímico y físico que deje al equipo a merced de un rival más fresco y menos exigido por el calendario.

El fabuloso Giménez

Por suerte, los tres puntos se han quedado en casa sin sobresaltos. Un gol de Torres al poco de empezar y otro de Tiago antes del descanso liquidaron el trámite. Dos goles en jugadas a balón parado, que tanto echábamos de menos en los últimos partidos. La eficacia en esta faceta del juego ha sido determinante para los éxitos del Atleti en los últimos años, y nos estaba faltando. Ahora parece que ha vuelto. Y un detalle: ya sabemos que José María Giménez es un defensa fabuloso, y que su margen de mejora es todavía muy amplio porque apenas tiene 20 años. Pero ya es un coloso. Ante el Getafe salvó un gol arrojándose de cabeza al suelo para que el balón le golpeara y no siguiera su camino directo a la portería de Oblak. Se llevó un golpe tremendo, pero evitó el empate del Getafe. Se la jugó, recibió el balonazo, se levantó y siguió jugando como si acabara de hacer algo de lo más normal. Este chico es una mina.

Es cierto que el Atleti no está en su nivel óptimo, pero desde el partido ante el Sevilla se ha producido una progresiva mejoría. Mereció la victoria ante el Valencia y el Español, y se consiguió ante el Leverkusen y el Getafe. Desde que perdimos ante el Celta se han jugado siete partidos, y el Atleti sólo ha recibido dos goles en contra. Es un buen augurio para lo que se nos viene.

Hay que confiar en que los quince días sin competición que hay por delante no detengan esta recuperación sino que la revitalicen, porque a la vuelta de los partidos de la selección entraremos ya en la fase decisiva de la temporada, en la que los errores son definitivos.

Síguenos en Twitter: @somosatleti