22 ene. 2015

Tarea difícil para la vuelta, pero torres más altas han caído

Simeone da la batalla en el Camp Nou
En el fútbol, como en la vida, conviene aprender de los errores. El #Atleti sacó una conclusión muy obvia de su paso por el Camp Nou en el partido de Liga: si dejas que el Barcelona juegue casi todo el partido dentro de tu área, lo más probable es que ganen ellos. De hecho, lo improbable es que no salgas goleado.

Esta vez, Simeone ha tratado de subir la línea de defensa unos metros más adelante, para alejar el balón de la portería de Oblak. Y, además, la presencia de Torres, Griezmann y Arda ha dado al equipo opciones de escapatoria que no mostró hace algunos días en ese mismo escenario. Aun así, el Barça es el Barça, y está más entonado que antes del parón navideño. No es este el mejor momento para enfrentarse al equipo de Luis Enrique. Ni es el mejor momento para frenar a Messi, que muestra unas ganas que no aparecían tiempo atrás.

Por desgracia, los cambios en el segundo tiempo no han mejorado el rendimiento, y el esquema ha tenido una fisura: un penalti innecesario, cometido por Juanfran. Y Oblak tuvo la mala suerte de pararlo, sin poder evitar un segundo remate de Messi.

Ahora, el Barcelona juega con la ventaja de su gol en casa, y del valor doble del gol o goles que pueda hacer en el Calderón. Complicado para el Atleti. Era necesario marcar en el Camp Nou. Más, incluso, que evitar un tanto en contra. No se consiguió.

Ahora toca construir una estrategia ganadora para la vuelta. Tarea difícil. Hay que ganar por dos goles al Barcelona, pero torres más altas han caído. La acumulación de partidos frente a rivales de categoría condiciona la gestión del equipo por parte de Simeone: se suceden los enfrentamiento ante el Real Madrid y el Barcelona, tanto en Liga como en Copa. Pero eso es lo que corresponde a los grandes. Y ahí estamos. Otros ya no están.

Síguenos en Twitter: @somosatleti