15 ene. 2015

El Atleti sigue mandando en la capital... sin remontada


Torres asalta el Bernabéu
Tenía que ser Fernando Torres, y tenía que ser en el Bernabéu. El Niño vuelve a lo grande. A lo enorme, si se permite la expresión. Y los de la otra acera demuestran que tienen serios problemas para asumir las derrotas. Las patadas de Isco (con aplausos de la grada) y Carvajal hacia el final del partido son la muestra de lo que ha pasado toda la vida.

El #Atleti vuelve a ser mejor que el Real Madrid, algo que ocurre ya desde hace tiempo, para desesperación del “ser superior”, que ve cómo los vecinos pobres resultan ser muy dignos y muy orgullosos, y no se amilanan. Nunca. Estamos aquí, y nos vamos a quedar. No ha habido remontada. No.

Tenía que ser Fernando Torres, y tenía que ser en el Bernabéu. Simeone quiso que volviera El Niño, y El Niño ha sabido dónde hacerse presente. Quienes en la calles, en Internet, en algunos medios de comunicación y en las gradas de Chamartín se burlaron del fichaje, pueden seguir haciéndolo. Cada cual elige en qué se equivoca.


Ardaturanismo


Aun así, y con la enorme satisfacción de seguir adelante en la Copa dejando atrás a los de blanco, hay lecciones que debemos aprender: el Atleti no puede tener largos periodos de partido en los que apenas tiene el balón. Una cosa es dejar la posesión al rival, y otra bien distinta es entregarle la pelota por completo. Ocurrió el pasado fin de semana en Barcelona, con nefastos resultados. Y ha ocurrido en el primer tiempo ante el Madrid. Por suerte, se pudo llegar al descanso con empate, y se consiguió el 1 a 2 nada más reanudarse el partido. Pero son riesgos que no se pueden asumir ante equipos de calidad.

Pasado el descanso, el equipo sí supo poner el partido al ralentí cuando le convenía. Sobre todo, cuando apareció el dueño del birlibirloque: Arda Turan. Hay muchos futbolistas muy buenos, y luego está Arda, que juega al fútbol. Canta una nana al balón, toca de tacón más que de puntera, y gestiona los tiempos. 


A destacar también el gran partido de Mario y Griezmann (cada día mejor), y los problemas de Oblak por alto. Pero la eliminatoria terminó. El Real Madrid está fuera porque el Atleti está dentro. Hoy, al menos hoy, el Atleti sigue mandando en la capital.

Síguenos en @somosatleti