9 nov. 2014

Irreconocible Atleti, sorprendente Real

Moyá se empleó más de lo habitual. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
Sobre Anoeta se han visto las caras dos equipos irreconocibles. Irreconocible Atleti y sorprendente Real Sociedad, aunque quien más quien menos se imaginaba que, librados de su antiguo entrenador, hoy los donostiarras iban a cambiar la actitud que los ha puesto en descenso. Y tanto. La Real convirtió esta noche Anoeta en el campo en el que la temporada pasada tanto costaba sacar puntos. El Atleti debía estar preparado para ello porque el inicio del partido fue rojiblanco en juego y actitud. No podía ponerse mejor el encuentro después de que en el minuto 10 Mandzukic culminara una estupenda jugada a pase de Raul García. La sorpresa vino con la incapacidad rojiblanca ante la reacción txuri urdin.


La Real dio un paso adelante y la defensa atlética, en sentido amplio, perdió toda la contundencia habitual. El desconcierto, la mala colocación y los despejes al contrario acabaron, cinco minutos después, por traducirse en el empate. Aunque el Atleti recuperó por fases la iniciativa fue la Real quien bien pudo adelantarse si se hubiera pitado un penalti sobre Vela. Miranda también pareció empeñarse en ello con un par de errores nada habituales, entre ellos una involuntaria cesión a Agirretxe que encaró sólo a Moyá. Sólo Godín, imperial como siempre, estuvo a la altura hasta para salvar ese gol cantado. En cuanto al ataque, el buen juego que el Atleti ha demostrado últimamente pareció diluirse con demasiada facilidad ante el simple empuje de un equipo espoleado por la nueva etapa que afronta. Los mejores del equipo no aparecieron hoy con su brillo habitual.

Si en la primera parte algo pudo salvarse, en la segunda llegó el desastre. Siqueira, a quien le cuesta controlarse en exceso, vio dos tarjetas amarillas en cinco minutos dejando justamente al equipo con diez. Si el gol de la victoria local tardó en llegar fue más bien porque aún jugando mal, el Atleti conserva sus automatismos. Pero otra vez Miranda falló en el marcaje a Agirretxe que cabeceó a gol. Demasiado tarde para reaccionar siendo ya casi el final del partido. Simeone, que en partidos así no se fía ni de su padre, decidió mantener hasta los últimos minutos el mismo once de partida. Griezmann y Cebolla ya no pudieron hacer nada para intentar empatar el encuentro cuando los mandó llamar.

Partido bronco por lo demás en el que el Atleti se cargó de tarjetas amarillas (algún día pagaremos tanta acumulación) y en el que se vieron situaciones poco ejemplares como el balón que Gabi mandó fuera para atender a un jugador que la Real no devolvió.

El Atleti pierde la oportunidad de ponerse segundo y dejar un poco más atrás a Sevilla y Valencia que no pasaron del empate esta jornada. Toca espabilar y reaccionar la próxima jornada y pedir a los equipos en crisis que decidan reaccionar también contra otros equipos, a ser posible.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.