19 abr. 2014

La gloria está a sólo tres victorias

Miranda, otra vez magistral
Si algo bueno tiene haber sufrido tanto a lo largo de los más de cien años de historia del #Atleti es que estamos acostumbrados, y sabemos gestionar ese sufrimiento. Quizá ese entrenamiento en pasarlo mal sea vital para gestionar correctamente los cuatro partidos que tenemos por delante, de los que tenemos que ganar tres para ser campeones.

Conviene no pasar por alto palabras como las anteriores: aunque nadie pudiera imaginarlo el pasado mes de agosto, cuando empezó la temporada, hemos llegado a estas alturas de abril con el Atleti líder, mirando hacia abajo para ver al Madrid y al Barcelona, hemos eliminado al Barça en los cuartos de final de la Champions, y nos preparamos para dos semanas llenas de emotividad en las dos competiciones. Y no es un milagro: ser líderes después de más de 30 partidos de Liga y ser el único equipo imbatido de la Champions no se consigue por una casualidad.

Ante el Elche ha habido que trabajar en circunstancias complejas. Los ilicitanos no van demasiado bien en la Liga, pero es un equipo que sabe tocar la pelota, y que consiguió romper al Atleti en dos durante el primer tiempo. Simeone vio con claridad que entre la defensa y la delantera apenas había centro del campo. Lo intentó corregir dejando a Adrián en la caseta en el descanso y sacando a Raúl. Ahí mejoró la conexión, y terminó de engarzar con Diego Ribas. Pero ha habido otra clave: Simeone tiene recursos, y supo que hacía falta un buen lanzador de corner para desatascar el partido. Sosa lo volvió a hacer. Puso un balón en la cabeza de Miranda, y el brasileño (igual que aquella maravillosa noche en el Bernabéu de hace once meses) le dio al equipo la victoria en otra final. Una final distinta de la de la Copa, pero una final. Ya sólo quedan cuatro, y nos vale con ganar tres.  La gloria nos espera.                                                   

Síguenos en Twitter: @somosatleti