27 abr. 2014

El Atleti da un paso de gigante hacia el sueño

Raúl volvió a marcar de cabeza. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
Se huele el alirón, cada vez más cerca porque el Atleti no pierde la concentración. Frente a la presión de los rivales y sus fuegos de artificio, planta trabajo, orden, eficacia y recursos. El equipo y su entrenador están sabiendo administrar con absoluta precisión cada gota de fuerza y talento que les resta en estas últimas jornadas de Liga. Cuando casi todos anunciaban que el equipo no aguantaría, no contaban con la inteligente gestión del entrenador y con el hecho de que el liderato da alas a unos jugadores que creen en todo porque nadie les ha regalado nada. Gol a gol, el Atleti ha batido su record de puntos y de goles marcados en una temporada.






Con jugadores como Arda Turán o Diego en el banquillo, hoy el Atleti ha vuelto a mostrar más trabajo y orden que juego. Suficiente. Resguarda su portería como perro guardián (¿alguien recuerda cuando nos metieron un gol por última vez?) y se planta con un centro del campo donde Tiago y Gabi nunca pierden la compostura. Sólo queda esperar el error del rival o uno de los recursos que nos acercan al título.

Frente al Valencia, otra vez ha sido la santificada testa de Raúl García (17 goles esta temporada entre todas las competiciones) la que le ha dado el gol con la inestimable colaboración de Guaita en una salida mal medida. El pase de Gabi, viendo la diagonal del navarro, ha sido para enmarcar junto al remate con la coronilla que parecía irse fuera y acabó entrando entre taquicardias múltiples.

El Valencia no ha sido un rival fácil en ningún momento. No lo es Mestalla para nadie y menos para el Atleti. Comenzó fuerte y con llegada pero el Atleti poco a poco se recompuso y tuvo dos oportunidades en el primer tiempo con sendos remates de Villa y Koke antes del gol al filo del descanso. En la segunda parte el equipo se echó atrás buscando el contraataque. Sufrió entonces el Atleti ante un Valencia que no se dio por vencido pero que sólo llegó de forma clara en un disparo de Feghouli. Fue más por lo justo del marcador que por otra cosa porque Diego Costa pudo resolver el partido en dos mano a mano que tuvo con Guaita y que el portero resolvió desquitándose de su error anterior.



El Atleti necesita dos victorias más para ser matemáticamente campeón. La próxima salida en Levante es, a priori, la más complicada porque el último partido ante el Barcelona ya puede estar todo resuelto.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.