4 mar. 2014

Mentiras, violencia y goles en propia puerta



El Atleti puso mucho fútbol. Foto:www.clubatleticodemadrid.com

¿Se han dado cuenta de que leyendo cierta prensa parece que el gol de Gabi se lo metió Diego López en propia puerta? Imagínense los titulares de esos periódicos si el gol desde 30 metros se lo hubieran marcado Cristiano Ronaldo o Bale a Courtois. Les aseguro que mi experiencia creando titulares para este humilde blog no es suficiente para ni si quiera atisbar el “palabro” que los creadores de portadas de Marca o As inventarían para abrir sus diarios en honor a sus estrellas favoritas. Parece como si un jugador del Atleti no pudiera meter un golazo. Es más, parece como si tuvieran que apropiarse de él buscando, si es necesario, un debate absurdo sobre si Casillas lo hubiera parado para así centrar el protagonismo del gol en la portería madridista en vez de en el centrocampista atlético y en lo que supuso el tanto: la remontada a todo un Real Madrid que estaba siendo literalmente noqueado por el Atlético.
No hay nada que funcione mejor que crear un debate tonto, pero tonto, tonto. ¿Era imparable el balón de Gabi? Pues hombre, ningún balón es imparable. ¿Lo pudo parar Casillas? Pues hombre, habría que haberle visto ahí. Toma debate, cualquier excusa es buena para centrar la mirada en el Real Madrid y restar méritos a los demás. Como el debate sobre el entrenador. Ancelloti fue el único culpable del resultado por poner a dos internacionales  en los laterales en vez de a los otros dos que tiene. ¡Vaya drama que tiene cada semana! Por supuesto que lo que hizo el Atleti no cuenta para nada en este debate.
No es la primera vez que el blanco reluciente de las camisetas que llevan quienes tienen que contar la información deportiva les deslumbra e impide ver nada más a su alrededor. ¿Recuerdan la famosa chilena de Cristiano Ronaldo ante el Granada? ¡Menudo golazo! Ah no, que no fue gol. Pues debería haberlo sido. Es más, a juzgar por la repercusión que tuvo debería de pasar a la historia como el mejor gol de Cristiano, y Roberto, el portero (¡quién coño es Roberto, hombre!) desaparecer de las estadísticas de este año para que no quede ninguna constancia de que en realidad tuvo la poca consideración de afear semejante obra maestra con su inoportuna parada. Toda la prensa madrileña  pareció enfadarse tanto como el portugués. ¡Menuda rabieta! Sólo uno o dos días después repararon (seguro que por indicación de un redactor del Atleti o por los mensajes indignados de los Atléticos) en que Diego Costa también había realizado una chilena unas jornadas antes a la que apenas habían prestado atención. Y no sólo eso, si no que había entrado en la portería, o sea ¡gol! ¡Pero cómo se atreve Diego Costa a hacerlo mejor que Cristiano!
Eso de los olvidos es una de las tácticas en las que hay un hilo conductor entre el club blanco y su prensa de referencia. Xabi Alonso salía del derbi denunciando la violencia del Atlético de Madrid y añadiendo que esto ocurría siempre tanto en el Calderón como cuando recibían a los rojiblancos en el Bernabéu. Como lo dijo por la radio sólo el entrevistador puede dar fe de sí el tolosarra lo decía en serio o contenía las carcajadas a duras penas, porque tal afirmación viniendo de él, el mayor repartidor impune de leña desde los tiempos de Fernando Hierro, suena a monólogo de Paramount Comedy. No sólo había olvidado la actuación lamentable y, esa sí, claramente violenta de su equipo en el partido de Copa en el Bernabéu, sino que también olvidaba su equilibrado y nuevamente impune reparto de patadas por todas las zonas del campo en el partido que acababa de disputar. Y como él toda la prensa, que haciendo seguidismo de las hipócritas denuncias madridistas (miente que algo queda) ofrece en sus digitales, con gran alharaca un nada sorprendente ínfimo repertorio de supuestas duras entradas de los rojiblancos.
En fin, nada que no hayamos visto antes ni vayamos a ver próximamente.  Les pronostico una: ahora que Diego Costa juega en la selección española, se ha hecho amigo de Sergio Ramos y tras el derbi se abrazó sonriente a Cristiano, lo mismo empieza a caer bien en la otra acera. Atentos, cualquier día nos lo ponen en la portada de Marca vestido con una camiseta blanca. Al tiempo.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.