23 mar. 2014

El Atleti, ganador de la jornada

Costa y Gabi, goleadores. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
El Atlético de Madrid no falla y mete presión antes de eso que llaman clásico. Pase lo que pase en el Real Madrid-Barça, el Atleti sale ganando de esta jornada porque ha hecho lo que tenía que hacer: ganar. Si el Calderón parece feudo inexpugnable, la clave de esta Liga parece estar en los encuentros fuera de casa y ahí cualquier partido es una trampa y más en estos partidos finales donde muchos equipos se lo juegan todo. Los del Cholo Simeone parecen concienciados de ello y no se arrugan en ningún campo trasladando la presión a Real Madrid y Barcelona. Hoy han vencido en un partido difícil porque enfrente se encontraba el Betis, un equipo desesperado que se está jugando el descenso y que parecía partir con la premisa de sacar tajada de este encuentro por lo civil o por lo criminal, siendo ésta última la táctica más utilizada, sin éxito. Aún así, la intensidad de los verdiblancos tuvo sus frutos porque ocasiones hubo pocas hasta la expulsión de Brian Rodrígues, y en el inicio de la segunda parte el Betis tuvo unos minutos de superioridad.

En la primera parte el Atleti tuvo el dominio completo pero a puerta sólo llegó una vez. Fue suficiente, Diego Costa marcó un gol legal pero el linier lo anuló por supuesto fuera de juego que no era por poco. En caso de duda algunos equipos tienen por costumbre salir beneficiados pero ese no es nuestro caso. No llegó a puerta más el Atleti en ese primer tiempo por falta de clarividencia en los metros finales y porque el Betis se empleó con una dureza que el árbitro no supo o no quiso parar.

En la segunda parte el Betis golpeó primero y Juan Carlos tuvo la oportunidad de adelantarse con un tiro al palo. Fue un espejismo porque enseguida volvió a dominar el Atleti. El verdadero cambio en el partido se produjo con la absurda pero justa expulsión de Brian Rodríguez por llevarse el balón con la mano y ganarse la segunda amarilla. Dos minutos después Gabi volvía a ensayar su disparo lejano para marcar un golazo que ponía al Atleti por delante. Un gol que recuerda al que marcó al Real Madrid en el último partido.

Poco después Koke daba una magnífica asistencia, otra más, a Diego Costa para marcar el dos a cero. El partido se acabó en ese momento aunque el Betis, ya desesperado, siguió empecinado en intentar forzar marrullerías y provocaciones en las que no entraron los jugadores atléticos, conscientes de que su pelea está una jornada más en lo más alto.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés